¿Qué significa el fin de la política de "pies secos, pies mojados"?

¿Qué significa el fin de la política de "pies secos, pies mojados"?
13 de enero de 2017 REUTERS

LA HABANA, 13 Ene. (Notimérica) -

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado este jueves el fin de la política de "pies secos, pies mojados", una política impulsada por el Gobierno de Bill Clinton en 1995 que permitía la entrada al país de inmigrantes cubanos sin visado, quienes un año y un día después de su llegada podían solicitar asilo.

Con el objetivo de normalizar las relaciones con Cuba, Obama ha defendido el acercamiento a la isla como "la mejor manea de garantizar que los cubanos pueden disfrutar de prosperidad, buscar reformas y determinar su propio destino"; mientras que la administración cubana, presidida por Raúl Castro, ha calificado la decisión como "un importante paso en el avance de las relaciones bilaterales", según publica 'BBC'.

Esta nueva apertura política entre ambas naciones se centrará en el trato igualitario de los inmigrantes que lleguen a Estados Unidos, independientemente de su país natal. Para Obama, la política derogada recientemente "fue diseñada para una era diferente", debido a que por aquel entonces, en 1995, las relaciones diplomáticas entre ambos países eran muy tensas.

En el comunicado del ejecutivo estadounidense también se ha anunciado el fin del programa para médicos cubanos, denominado 'Parole de Médicos Cubanos', que les otorga "un trato preferencial", porque "contradice los esfuerzos" para "combatir las enfermedades que amenazan la salud y la vida" en todo el mundo.

Implementado en 2006 por el expresidente George W. Bush, fue definido por la isla caribeña como un "robo" o "fuga de cerebros", ya que incentivaba la deserción de médicos cubanos destinados en misiones fuera de la isla al facilitar la solicitud de asilo en las embajadas y los consulados de Estados Unidos en los diferentes países del mundo.

Por tanto, a partir de ahora "el personal médico cubano podrá solicitar asilo en las embajadas y consulados de Estados Unidos alrededor del mundo, en consonancia con los procedimientos para todos los ciudadanos extranjeros", según indica el comunicado de Obama.

Estas nuevas medidas siembran dudas en muchos cubanos que se encuentran en México o los países de Centroamérica principalmente y tienen la intención de llegar a territorio estadounidense.

Asimismo, las incógnitas aumentan frente a la próxima llegada del presidente electo, Donald Trump, el próximo 20 de enero. Por el momento, el futuro inquilino de la Casa Blanca no se ha pronunciado al respecto a estas medidas adoptadas por la administración Obama.

DRÁSTICO E INMEDIATO

Según el comunicado de la Casa Blanca, esta derogación tendrá "carácter inmediato" y supone un cambio drástico en las relaciones bilaterales con Cuba, que llevaba años reclamando el fin de esta legislación. Partiendo de esta enorme modificación, ¿cuál es el futuro tras esta derogación?

A partir de ahora, los cubanos recibirán el mismo trato que el resto de inmigrantes que accedan de manera ilegal a Estados Unidos, por lo que podrán ser deportados salvo algunas excepciones. Por su parte, el Gobierno cubano ha acordado que aceptará la vuelta de estas personas, cualquiera que sea el medio por el que hayan entrado al país vecino.

Según un comunicado del Gobierno cubano, el país ha aceptado abiertamente la anulación de los "pies secos, pies mojados", ya que dicha legislación "constituía un estímulo a la emigración irregular, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares en los Estados Unidos".

Para la administración de Raúl Castro, el anuncio de la derogación de esta política supone un cambio drástico en el país. A partir de ahora recibirá a los cubanos con órdenes de deportación de Estados Unidos, una de las férreas oposiciones del castrismo durante décadas.

Cabe destacar que, a pesar de la abolición de la ley "pies secos, pies mojados", continúa vigente la Ley de Ajuste Cubano de 1966. Esta, que solo puede ser reformada o eliminada por el Congreso, continúa permitiendo la solicitud del visado y la residencia de aquellos ciudadanos cubanos que llegen a territorio norteamericano de manera legal.

No obstante, los cambios retrasarán la burocracia necesaria para la solicitud de asilo político, estimada en un período entre dos y cuatro años. De esta manera, es probable que muchos de los inmigrantes irregulares no puedan volver a su país natal hasta que se resuelvan sus solicitudes.

En el caso de que los inmigrantes cubanos reclamen asilo político --la mayoría de veces se desestiman estas peticiones-- , deberán pasar una entrevista para que las autoridades estadounidenses determinen el "miedo creíble" de regresar a su país.

También deberán proporcionar un historial vital para determinar cuál es el peligro de regresar a Cuba --ya sea por represión o persecución--, además de diferentes documentos que lo certifiquen para evitar falsedad testimonial.

A pesar de estos cambios fundamentales en las nuevas políticas cubano-estadounidenses, se mantienen algunos programas vigentes en la actualidad, como el Programa de Admisión Condicional para la Reunificación de las Familias Cubanas.

Éste permite a los beneficiarios de ciertas solicitudes aprobadas de visas la posibilidad de viajar a Estados Unidos antes de que estén disponibles estos documentos, con el fin de acelerar la reunificación familiar a través de canales seguros, ordenados y legales.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense ha determinado que este programa creado en 2007 permanecerá activo porque sirve a otros intereses nacionales y frena en gran medida la migración marítima peligrosa e irregular.