19 de julio de 2013

El Rey Don Juan Carlos afronta su mayor momento de soledad en la portada de Vanity Fair

El Rey Don Juan Carlos afronta su mayor momento de soledad en la portada de Vanity Fair
VANITY FAIR

MADRID, 19 Jul. (CHANCE) -

Mucho se ha hablado del papel de la Monarquía en los últimos tiempos y en especial del Rey. Pero ¿cómo se siente? ¿Cómo está viviendo estos momentos en los que se ha puesto tan en jaque a la Institución? Los que mejor le conocen, amigos, políticos y empresarios desvelan como se encuentra el Rey.

Hoy desayunamos con Don Juan Carlos en la portada de Vanity Fair. La revista nos trae un espléndido reportaje, donde nos cuentan el estado anímico del Rey Don Juan Carlos. Un estado que parece que ha alcanzado la soledad ya que el monarca está viviendo unos duros momentos por todas las polémicas que han relacionado a la Corona y que han ido minando la credibilidad de la misma.

LAS OPERACIONES Y POSTERIORES RECUPERACIONES HAN MANTENIDO AL MONARCA MUY ALEJADO DEL OJO PÚBLICO

Vanity Fair nos trae impactantes informaciones relativas a Don Juan Carlos. Durante una semana el Rey pensó que iba a morir. A finales del mes de abril de 2010, en uno de los exámenes rutinarios a los que el monarca que somete periódicamente, las pruebas detectaron un tumor en el pulmón derecho.

Este tema se llevó en secreto que ni si quiera el Príncipe Felipe ni la Reina Sofía lo sabían. La operación se llevo a cabo el sábado 8 de mayo y ambos se enteraron el mismo día de la operación. El médico que le atendió en aquella operación habla sobre como fue la reacción del monarca, como bien recoge Vanity Fair: "La reacción normal de cualquier persona que no sabe si tiene cáncer y la gravedad del mismo". Sin embargo, esta operación marcó un antes y un después en la vida del Rey.

El resultado de la operación fue positivo ya que el tumor no era maligno. Pero posteriormente la Corona sufriría un golpe del que aún le está costando recuperarse.

La rehabilitación se ha convertido en una de las rutinas a las que el Rey Don Juan Carlos se ha sometido y han hecho que su actividad y relaciones externas haya menguado. Desde ejercicios de musculación con pesas hasta sesiones en la piscina de Zarzuela, son algunos de los ejercicios a los que se somete el monarca.

El Rey ha pasado los últimos meses, por prescripción médica, encerrado en Palacio. Fuentes cercanas al Rey comentaban a Vanity Fair que cuando Don Juan Carlos no trabaja "siente vergüenza por estar impedido". De hecho, el propio Herrera le aconsejaba a Su Majestad el uso de bastón porque le daba notoriedad. Desde Zarzuela comentan que su mejoría ha sido notable, pero es indudable que le ha apartado de la agenda de la Casa Real.

Sin embargo ya poco falta para que el Rey vuelva a ponerese en marcha, "Porque el Rey cuando se pone en marcha es mucho Rey", aseguran desde Zarzuela. Poco se ha visto al rey fuera del despacho en la Zarzuela, algunas audiencias, una aparición imprevista en el palco del Santiago Bernabéu, es lo más lejos que el Rey ha salido de Palacio.

LA DIFICULTAD DE SER REY Y TENER AMIGOS, PERO LOS TIENE

Vanity Fair recoge que Don Juan Carlos está más "solo, sin amigos y triste", gracias a una fuente cercana al Rey. "Es evidente que le preocupan los problemas del país y de la Corona. También está cansado por el esfuerzo de la rehabilitación. Pero, además, creo que se siente abandonado por una parte de los españoles. Y eso le duele", añade la misma fuente.

Cuando uno es Rey, es complicado tener amigos, es peligroso tener a gente de confianza ya que uno no sabe cuando van a hacerle daño. Carlos Falcó, MaquÉs de Griñon confesaba que: "El Rey no puede tener amigos. Cuando ha parecido que uno era más amigo siempre ha creado problemas. Creo que los que han estado siempre cerca de él son los que menos medran a su alrededor".

El entorno familiar se ha volcado con Don Juan Carlos. La infanta Elena y la hermana del Rey la Infanta Pilar son unos grandes apoyos para él y además con los que comparte un carácter similar. El propio monarca confesaba que "Para un Rey es difícil tener amigos. Difícil y peligroso".

Sin embargo, con esto, no quiere decir que Don Juan Carlos no tenga amigos. Algunos políticos como Felipe González, Javier Solana o Josep Piqué se encuentran en esta lista. También mantiene una gran amistad con Florentino Pérez, a quien Don Juan Carlos telefonea buscando información privilegiada sobre los fichajes del Real Madrid entre otros pocos afortunados.

Un hombre cercano a la Familia Real explicaba que "Es verdad que hoy el Rey está muy solo. Muchos de sus grandes amigso han muerto. Y otros que lo fueron, como Mario Conde o Javier de la Rosa, se han quemado en el camino... La relación con la Casa, en términos personales, es muy difícil", recogía Vanity Fair.

EL CASO NÓOS UNA DURA CARGA PARA DON JUAN CARLOS

El caso Nóos también ha sido una dura carga para Don Juan Carlos y que ha incentivado esta soledad. Un tema que al monarca se le ha escapado de las manos y que le está resultando muy difícil de tratar.

Su relación con su hija, la Infanta Cristina se ha enfriado desde que Iñaki Urdangarín saliese imputado en el Caso Nóos. Las mismas fuentes cuentan a Vanity Fair que: "Ella no es consciente del perjuicio que su marido ha hecho a la Corona. Y todavía no ha pedido perdón al Rey".

"El Rey sabe que tiene un problema con Urdangarín, le preocupa la institución y, sobre todo, sufre mucho por su hija", añadía la mismas fuentes. Recordemos que el Rey confió en la defensa de su hija cuando fue imputada por el Caso Nóos al abogado Miquel Roca. El abogado, logró exitosamente que la Infanta pasase de imputada a desimputada en un tiempo récord.

Está claro que el Rey Don Juan Carlos se ha preocupado por el bienestar de su familia y por la imagen de la Casa Real española. Sin embargo este tema ha desequilibrado esa buena imagen que el pueblo español tenía de la misma, dando resultado a que el Rey haga todo lo posible por recuperar la confianza de los españoles de nuevo y mantener las distancias al respecto.

LA ABDICACIÓN, UN TEMA TABÚ

En todo este extenso reportaje de Vanity Fair, el tema de la abdicación también se trata. Sin embargo, para la Casa Real es un tema tabú. Parece que quieren preservar aún la figura del Rey ya que aún le queda mucho por trabajar en el bienestar de España.

Sin embargo esta soledad y tristeza llega también en el momento en el que ha habido varias abdicaciones. Desde palacio han visto al mismo tiempo, y en directo, como abdicaban la reina Beatriz de Holanda y el rey Alberto de Bélgica. Así mismo el Emir de Qatar ha anunciado un traspaso de poderes a su hijo e incluso un Papa, Benedicto XVI, ha renunciado a ser el representante de Dios en la tierra.

Pero la filosofía de la Casa Real es la siguiente: "Que el cambio de Rey se produzca por motivos naturales". El Rey se mantiene firme y no abdicará hasta que su salud se lo permita y aunque el Príncipe Felipe haya adquirido un gran peso, está claro que mantiene "su lealtad e integridad con su padre".

Vanity Fair ahonda en la figura del Rey que está de capa caída, solitario y alejado del ojo público. Sin embargo, el monarca se mantiene fuerte y quiere volver a ser el que era, una persona activa con el pueblo español.