28 de mayo de 2015

El ántrax: ¿Por qué es tan letal?

El ántrax: ¿Por qué es tan letal?
DIMITAR DILKOFF / REUTERS

NUEVA YORK, 28 May. (Notimérica) -

   El Pentágono ha reconocido este miércoles que militares estadounidenses enviaron por error muestras vivas de ántrax a por lo menos nueve laboratorios en el país y a Corea del Sur. Aunque el ántrax es una bacteria poco habitual en el hombre, es muy temida, ¿qué hace tan letal al ántrax?

   El ántrax o carbunco es una infección provocada por una bacteria (un tipo de germen) denominada Bacillus anthracis. Esta bacteria fabrica esporas, una modalidad del germen cubierta de una vaina protectora. Las esporas pueden vivir años en la tierra y son las que provocan la enfermedad cuando entran en el cuerpo.

   Se trata de una enfermedad más frecuente en animales de granja (como las ovejas, las vacas y las cabras) y existen muy pocas probabilidades de que la contraiga una persona, aún entrando en contacto con una parte o un animal infectado por la bacteria.

   Para que una persona enferme, tiene que entrar en contacto con las esporas de una de las siguientes formas: Inhalar miles de estas esporas hasta que le lleguen a sus pulmones, ingerir carne que contenga esporas o sostener algo que contenga esporas y que estas se introduzcan en cortes de su piel.

   Incluso si alguien entra en contacto con las esporas es improbable que enferme porque, si las bacterias no entran dentro de su piel, de su tubo digestivo o de sus pulmones, no desarrollará la enfermedad.

   El ántrax no es habitual en Estados Unidos, pero se producen brotes esporádicos en animales salvajes y animales de pastoreo, como el ganado o los venados. Sí es más común en países en vías de desarrollo o que no cuenten con programas de salud pública veterinaria que proporcionen vacunación para los animales de manera sistemática.

   Las mascotas y los animales salvajes, como el ganado, las ovejas, las cabras, los antílopes y los venados pueden infectarse al respirar o ingerir esporas del suelo, plantas o agua contaminadas. Por eso, en Estados Unidos, se recomienda la vacunación anual del ganado en áreas donde haya habido animales con ántrax anteriormente.

¿POR QUÉ ES TAN PELIGROSO?

   Un subconjunto de toxinas y agentes exclusivos del ántrax presentan el riesgo más alto de "uso indebido deliberado con un potencial importante de ocasionar víctimas masivas o un efecto devastador para la economía, la infraestructura básica o la confianza pública, y representan una amenaza grave para la salud y seguridad de los ciudadanos", según ha afirmado el 'Centers for Disease Control and Prevention' (CDC, por sus siglas en inglés).

   Si se realizara un ataque bioterrorista, Bacillus anthracis, la bacteria que causa el ántrax, sería uno de los agentes biológicos que se utilizaría con más probabilidad por varios motivos. En primer lugar, las esporas de ántrax se encuentran fácilmente en la naturaleza, se pueden generar en un laboratorio y pueden perdurar en el ambiente.

   El ántrax resulta ser una buena arma porque puede liberarse  silenciosamente y sin que nadie lo note. Las esporas microscópicas pueden colocarse en polvos, aerosoles, alimentos y en el agua. Debido a que son tan pequeñas, no se pueden ver, oler ni saborear.

   De hecho, se ha utilizado como arma en todo el mundo durante casi un siglo. En 2001, se colocaron esporas de ántrax en polvo deliberadamente en cartas que se enviaron a través del sistema postal de los Estados Unidos. Veintidós personas, incluidos doce carteros, contrajeron el ántrax y cinco de estas veintidós personas murieron.

   Un ataque con ántrax puede realizarse de diferentes formas. Por ejemplo, puede colocarse en cartas y enviarse por correo, como sucedió en 2001, o puede colocarse en los alimentos o el agua. También puede liberarse en el aire desde un camión, un edificio o un avión.

   Este tipo de ataque implicaría que las esporas se esparcieran fácilmente con el viento o en las prendas, los calzados o los objetos de las personas. Solo se necesita una pequeña cantidad de bacteria para infectar a muchas personas.

   Si las esporas de ántrax se liberaran en el aire, las personas las inspirarían y podrían contraer la enfermedad. La inhalación de ántrax es la forma más grave de contraer esta enfermedad y puede matar rápidamente si no se trata de inmediato.

   Si el ataque no fuera detectado por uno de los sistemas de control en funcionamiento en los Estados Unidos, podría pasar inadvertido hasta que los médicos comenzaran a observar patrones inusuales de enfermedades entre las personas infectadas que se presentan en las salas de emergencias.