27 de agosto de 2009

Aves de corral, en riesgo tras casos H1N1 en pavos chilenos: FAO

MILAN (Reuters/EP) - Las aves de corral pueden estar en riesgo luego del brote de influenza H1N1 que se detectó en pavos chilenos la semana pasada, alertó el jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Por ello, la entidad instó a una mejora en los controles de salud de los animales.

El brote en Chile fue el primer caso del virus, conocido popularmente como gripe porcina, hallado fuera de humanos y cerdos. Sin embargo, el país sudamericano señaló que no implicaba una amenaza para la salud pública.

"La detección de un virus H1N1 en pavos en Chile incrementa la preocupación de que granjas de aves de corral de otros lugares del mundo puedan infectarse con la cepa pandémica de gripe actualmente en circulación entre las personas", indicó la FAO en un comunicado.

La cepa del virus H1N1 actual no es más mortal que la de los virus comunes de la influenza estacional, pero podría volverse más peligrosa si suma virulencia al combinarse con la H5N1, conocida como gripe aviaria, que es mucho más letal, añadió FAO.

"En el sudeste de Asia, donde hay muchos virus circulando en las aves de corral, la introducción del H1N1 en esas poblaciones sería de gran preocupación", añadió el jefe veterinario interino de la FAO, Juan Lubroth.

El hallazgo del virus H1N1 en pavos no implica ninguna amenaza inmediata para la salud humana y la carne de pavo aún puede venderse después del proceso de higiene e inspección veterinaria, indicó la organización de la ONU, que valoró la decisión de Chile de no eliminar a las aves infectadas.

La FAO instó a los países en desarrollo a aumentar los controles veterinarios, el control de enfermedades y a asegurarse de que se cumplan las guías sobre buenas prácticas de higiene.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en junio la pandemia de influenza H1N1. El virus actualmente se ha expandido por unos 180 países y ha causado al menos 1.799 muertes confirmadas por laboratorio. La OMS señaló semanas atrás que la pandemia es imposible de detener.