20 de febrero de 2020

El calentamiento del Ártico no fortalece la corriente en chorro

El calentamiento del Ártico no fortalece la corriente en chorro
El calentamiento del Ártico no fortalece la corriente en chorro - NASA/TRENT L SCHINDLER

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El rápido calentamiento del Ártico no ha llevado a una corriente en chorro atmosférico más extrema alrededor de las latitudes medias en las últimas décadas.

Científicos de la Universidad de Exeter han estudiado hasta qué punto la amplificación del Ártico --la tasa más rápida de calentamiento en el Ártico en comparación con los lugares más al sur--, ha afectado la fluctuación del curso sinuoso del chorro de corriente sobre el hemisferio norte.

Estudios recientes han sugerido que el calentamiento de la región del Ártico ha llevado a una corriente en chorro "más encrespada", que puede conducir a condiciones climáticas extremas que golpean a los Estados Unidos y Europa. Sin embargo, el nuevo estudio realizado por el doctor Russell Blackport y el profesor James Screen, muestra que el calentamiento del Ártico no impulsa una corriente en chorro con más ondulación. Publican resultados en Science Advances.

En cambio, creen que cualquier vínculo es más probable que sea el resultado de fluctuaciones aleatorias en la corriente de chorro que influyen en las temperaturas del Ártico, en lugar de al revés.

El doctor Blackport, investigador asociado en matemáticas y autor principal del estudio, señala que, "si bien parece haber un vínculo entre una corriente de chorro más pesada y el calentamiento del Ártico en la variabilidad de año a año y de década a década, no ha sido un aumento a largo plazo en la ondulación en respuesta al rápido calentamiento del Ártico".

Los científicos han estudiado si el cambio climático en los últimos años amplifica el curso sinuoso de la corriente en chorro a través del hemisferio norte. Durante aproximadamente dos décadas, se observó que la corriente en chorro, una poderosa banda de vientos del oeste en las latitudes medias, tenía un flujo con más ondulación, que coincidía con un mayor calentamiento del Ártico a través del cambio climático.

Estas ondulaciones han causado que las condiciones climáticas extremas golpeen Europa continental y Estados Unidos, trayendo un aire frío intenso que conduce a un clima extremadamente frío.

En este nuevo estudio, el doctor Blackport y el profesor Screen estudiaron no solo las simulaciones de modelos climáticos, sino también las condiciones observadas desde hace 40 años.

Descubrieron que la tendencia previamente reportada hacia una circulación más ondulada durante otoño e invierno se ha revertido en los últimos años, a pesar de la continua amplificación del Ártico.

Esta reversión no ha dado lugar a tendencias a largo plazo en la ondulación, de acuerdo con las simulaciones del modelo climático, que también sugieren pocos cambios en la "ondulación" en respuesta al fuerte calentamiento del Ártico.

Los resultados, dicen los científicos, sugieren fuertemente que el vínculo observado y simulado entre la "ondulación" de la corriente en chorro y las temperaturas árticas no representan un efecto causal de la amplificación ártica en la corriente en chorro.

El profesor Screen, profesor asociado de ciencias climáticas en Exeter, agrega que "la idea bien publicitada de que el calentamiento del Ártico está conduciendo a una corriente en chorro más ondulada simplemente no resiste el escrutinio. Con el beneficio de diez años más de datos y experimentos con modelos, no encontramos evidencia de cambios a largo plazo en la ondulación a pesar del continuo calentamiento del Ártico".