11 de septiembre de 2019

Un canguro extinto con cráneo y mandíbulas de panda gigante

Un canguro extinto con cráneo y mandíbulas de panda gigante
Un canguro extinto con cráneo y mandíbulas de panda giganteREX MITCHELL

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los hoy extintos canguros de cara corta de Australia eran una versión marsupial del panda gigante, con mandíbulas adaptadas para explorar vegetación leñosa y de baja calidad.

Un nuevo estudio realizado por Rex Mitchell, investigador de la Universidad de Nueva Inglaterra de Australia (UNE) y la Universidad de Arkansas, ha establecido que el cráneo de una especie en particular estaba diseñado para la trituración de alimentos. Esta adaptación habría sido útil para la supervivencia en paisajes de baja productividad.

"Algunas especies de estos canguros extintos tenían cráneos masivos, con enormes pómulos y frentes anchas", dijo Mitchell. "Todo este hueso habría requerido mucha energía para producir y mantener, por lo que se deduce que no habría evolucionado a menos que realmente lo necesitaran para morder con fuerza al menos algunos alimentos más resistentes que eran importantes en sus dietas".

Mitchell creó modelos tridimensionales generados a partir de escaneos de una especie bien representada de canguro de cara corta, Simosthenurus occidentalis, una especie que se estima que pesaba 120 kilos y persistió hasta hace unos 42.000 años. Se realizaron simulaciones de mordida en los modelos para examinar el rendimiento biomecánico y los resultados en comparación con un koala, una especie de hoy en día con una forma de cráneo similar.

Llegó a su analogía con el panda gigante después de descubrir que, basándose solo en la estructura esquelética, los modelos de canguro de cara corta parecían vulnerables a un riesgo mucho mayor de lesiones que los modelos de koala al morder con los dientes posteriores. Sin embargo, Mitchell estableció que este riesgo se reduciría enormemente si se agrandó un músculo ubicado en la superficie interna de los inmensos pómulos del canguro.

No parece una coincidencia que este músculo también se agrande en el panda gigante, otro animal de tamaño similar que se alimenta de vegetación gruesa y resistente (bambú).

También descubrió que el modelo de canguro de cara corta podía resistir la torsión del cráneo de manera mucho más efectiva que el koala durante la mordedura dura en un lado de la boca.

Esto respalda las sugerencias previas de que la vegetación más dura y gruesa que podría haber comido, como las ramas leñosas y las ramas de árboles y arbustos, puede haber sido alimentada directamente a sus premolares y molares para ser triturados o quebrados. Tales acciones parecerían similares a cómo los pandas gigantes trituran el bambú.

"El cráneo del canguro extinto estudiado aquí difiere de los de los canguros actuales en muchas de las formas en que el cráneo de un panda gigante se diferencia de otros osos", dice Mitchell. "Tiene sentido que el extraño cráneo de este canguro sea, funcionalmente hablando, menos como el de un canguro moderno y más como el de un panda gigante".

Los hallazgos respaldan la hipótesis de que al menos algunos canguros de cara corta fueron fuertes sobrevivientes del brutal clima de la Edad de Hielo de Australia, capaces de persistir en una vegetación espesa y leñosa de baja calidad en momentos de baja productividad, como sequías y períodos de intensa glaciación.

Contador

Lo más leído