18 de enero de 2021

Cientos de estrellas de la misma edad en una corriente galáctica

Cientos de estrellas de la misma edad en una corriente galáctica
Una representación artística de corrientes estelares genéricas en la Vía Láctea. - NASA/JPL-CALTECH/R. HURT, SSC & CALTECH

   MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

   Las 468 estrellas que forman una de las miles de corrientes estelares recientemente descubiertas en la Vía Láctea nacieron al mismo tiempo y viajan en la misma dirección a través del cielo.

   La Vía Láctea alberga 8.292 corrientes estelares --un patrón lineal raro, en lugar de un cúmulo, de estrellas-- todas llamadas Theia. Pero Theia 456 es especial, según ha revelado la combinación múltiples de conjuntos de datos capturados por el telescopio espacial Gaia.

   "La mayoría de los cúmulos estelares se forman juntos", dijo en un comunicado Jeff Andrews, astrofísico de la Universidad Northwestern y miembro del equipo autor del hallazgo. "Lo emocionante de Theia 456 es que no es un pequeño grupo de estrellas juntas. Es largo y estirado. Hay relativamente pocas corrientes cercanas, jóvenes y tan dispersas".

   Andrews presentó esta investigación durante una rueda de prensa virtual en la 237 reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

   Si bien los investigadores saben desde hace mucho tiempo que las estrellas se forman en grupos, la mayoría de los cúmulos conocidos son de forma esférica. Solo recientemente los astrofísicos han comenzado a encontrar nuevos patrones en el cielo. Creen que largas hileras de estrellas alguna vez fueron cúmulos apretados, gradualmente desgarrados y estirados por las fuerzas de las mareas.

   "A medida que comenzamos a ser más avanzados en nuestra instrumentación, nuestra tecnología y nuestra capacidad para extraer datos, hemos descubierto que las estrellas existen en más estructuras que grupos", dijo Andrews. "A menudo forman estos arroyos a través del cielo. Aunque los conocemos desde hace décadas, estamos empezando a encontrar algunos ocultos".

   MÁS DE 500 AÑOS LUZ

   Con una extensión de más de 500 años luz, Theia 456 es una de esas corrientes ocultas. Debido a que habita dentro del plano galáctico de la Vía Láctea, se pierde fácilmente dentro del telón de fondo de la galaxia de 400.000 millones de estrellas.

   "Tendemos a enfocar nuestros telescopios en otras direcciones porque es más fácil encontrar cosas", dijo Andrews. "Ahora estamos empezando a encontrar estas corrientes en la propia galaxia. Es como encontrar una aguja en un pajar".

   Identificar y examinar estas estructuras es un desafío de la ciencia de datos. Los algoritmos de inteligencia artificial combinaron enormes conjuntos de datos de datos estelares para encontrar estas estructuras. Luego, Andrews desarrolló algoritmos para hacer referencias cruzadas de esos datos con catálogos preexistentes de abundancias de hierro de estrellas documentadas.

   Andrews y su equipo encontraron que las 468 estrellas dentro de Theia 456 tenían abundancias de hierro similares, lo que significa que, hace 100 millones de años, las estrellas probablemente se formaron juntas. Añadiendo más evidencia a este hallazgo, los investigadores examinaron un conjunto de datos de curvas de luz, que captura cómo cambia el brillo de las estrellas con el tiempo.

   "Esto se puede utilizar para medir lo rápido que giran las estrellas", dijo Agüeros. "Las estrellas con la misma edad deberían mostrar un patrón distinto en sus velocidades de giro".

   Con la ayuda de los datos del Satélite de reconocimiento de exoplanetas en tránsito de la NASA y de la instalación transitoria de Zwicky, que produjeron curvas de luz para las estrellas en Theia 456, Andrews y sus colegas pudieron determinar que las estrellas en la corriente comparten una edad común.

   El equipo también descubrió que las estrellas se mueven juntas en la misma dirección.

   "Si sabes cómo se mueven las estrellas, puedes retroceder para encontrar de dónde vienen las estrellas", dijo Andrews. "A medida que hacíamos girar el reloj hacia atrás, las estrellas se acercaban cada vez más. Entonces, creemos que todas estas estrellas nacieron juntas y tienen un origen común".