23 de agosto de 2019

Se cumplen 30 años del sobrevuelo único de Neptuno por Voyager 2

Se cumplen 30 años del sobrevuelo único de Neptuno por Voyager 2
Se cumplen 30 años del sobrevuelo único de Neptuno por Voyager 2NASA/JPL

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Hace treinta años, el 25 de agosto de 1989, la nave espacial Voyager 2 de la NASA sobrevoló Neptuno, dando a la humanidad su primer acercamiento al octavo planeta de nuestro sistema solar.

Marcar el final del Gran Recorrido de la misión Voyager por los cuatro planetas gigantes del sistema solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, representó otro hito: ninguna otra nave espacial ha visitado Neptuno desde entonces.

Envuelto en bandas de nubes de color verde azulado y cobalto, el planeta que Voyager 2 reveló parecía un hermano de color azul para Júpiter y Saturno, donde el azul indicaba la presencia de metano. Una tormenta masiva de color pizarra se denominó la "Gran Mancha Oscura", similar a la Gran Mancha Roja de Júpiter. Se descubrieron seis lunas nuevas y cuatro anillos.

Durante el encuentro, el equipo de ingeniería cambió cuidadosamente la dirección y la velocidad de la sonda para poder hacer un sobrevuelo cercano a la luna más grande del planeta, Tritón.

El sobrevuelo mostró evidencia de superficies geológicamente jóvenes y géiseres activos que arrojan material hacia el cielo. Esto indicaba que Tritón no era simplemente una bola sólida de hielo, a pesar de que tenía la temperatura superficial más baja de cualquier cuerpo natural observado por el Voyager: - 235 grados Celsius.

La conclusión del sobrevuelo de Neptuno marcó el comienzo de la Misión Interestelar Voyager, que continúa hoy, 42 años después del lanzamiento. La Voyager 2 y su gemela, la Voyager 1 (que también había volado por Júpiter y Saturno), continúan enviando información desde los confines de nuestro sistema solar.

En el momento del encuentro con Neptuno, la Voyager 2 se encontraba a unos 4.700 millones de kilómetros de la Tierra; hoy está a 18.000 millones de kilómetros) de nosotros. Voyager 1, que se mueve más rápido, está a 21.000 millones de kilómetros de la Tierra.