26 de agosto de 2019

Encuentran gran aumento en la absorción de dióxido de carbono en los océanos en la Península Antártica Occidental

Encuentran gran aumento en la absorción de dióxido de carbono en los océanos en la Península Antártica Occidental
Encuentran gran aumento en la absorción de dióxido de carbono en los océanos en ANDREW SHEPHERD - ARCHIVO

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

El cambio climático está alterando la capacidad del Océano Austral frente a la Península Antártica Occidental para absorber dióxido de carbono, según un estudio dirigido por la Universidad de Rutgers-New Brunswick, lo que podría magnificar el cambio climático a largo plazo, según publican en la revista 'Nature Climate Change'.

La Península Antártica Occidental está experimentando algunos de los cambios climáticos más rápidos en la Tierra, con aumentos drásticos en las temperaturas, retrocesos en los glaciares y disminuciones en el hielo marino. El Océano Austral absorbe casi la mitad del dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero clave vinculado al cambio climático, que es absorbido por todos los océanos del mundo.

"Comprender cómo el cambio climático afectará la absorción de dióxido de carbono por el Océano Austral, especialmente en las regiones costeras antárticas como la Península Antártica Occidental, es fundamental para mejorar las predicciones de los impactos globales del cambio climático", explica el autor principal Michael Brown, estudiante de doctorado en Oceanografía en el Centro de Liderazgo de Observación del Océano en el Departamento de Ciencias Marinas y Costeras de la Facultad de Ciencias Ambientales y Biológicas.

El estudio aprovechó 25 años de mediciones oceanográficas sin precedentes en el Océano Austral y destaca la necesidad de un mayor control y seguimiento en la región.

La investigación reveló que la absorción de dióxido de carbono por las aguas superficiales de la Península Antártica Occidental está vinculada a la estabilidad del océano superior, junto con la cantidad y el tipo de algas presentes.

Un océano superior estable proporciona algas con condiciones ideales de crecimiento. Durante la fotosíntesis, las algas eliminan el dióxido de carbono de la superficie del océano, que a su vez extrae el dióxido de carbono de la atmósfera.

De 1993 a 2017, los cambios en la dinámica del hielo marino en la Península Antártica Occidental estabilizaron el océano superior, lo que provocó mayores concentraciones de algas y un cambio en la mezcla de especies de algas. Eso llevó a un aumento de casi cinco veces en la absorción de dióxido de carbono durante el verano.

La investigación también encontró una fuerte diferencia norte-sur en la tendencia de absorción de dióxido de carbono. La parte sur de la península, que hasta la fecha ha sido menos afectada por el cambio climático, experimentó el aumento más dramático en la absorción de dióxido de carbono, lo que demuestra la progresión hacia el polo del cambio climático en la región.

Los resultados también demuestran los impactos a menudo contraintuitivos del cambio climático. Los científicos plantean la hipótesis de que la estabilidad del océano superior frente a la Península Antártica Occidental podría disminuir en las próximas décadas a medida que el hielo marino continúe disminuyendo.

Una vez que el hielo marino alcance un nivel críticamente bajo, no habrá suficiente para evitar la mezcla del océano superior impulsado por el viento o para suministrar una cantidad suficiente de agua de deshielo estabilizadora. Y eso podría provocar una reducción de la absorción de dióxido de carbono en el Océano Austral a largo plazo.

A su vez, una disminución en la capacidad del océano para absorber dióxido de carbono podría provocar un mayor calentamiento en todo el mundo al permitir que permanezca en la atmósfera una mayor cantidad de gas que atrapa el calor.