18 de junio de 2009

Guatemala recurre al ADN para resolver crímenes de guerra civil

CIUDAD DE GUATEMALA (Reuters/EP) - Guatemala inauguró el miércoles su primer laboratorio para analizar ADN con la esperanza de que esa tecnología le ayude a resolver añejos crímenes de la guerra civil.

La Fundación de Antropología Forense de Guatemala abrió el laboratorio de 1.5 millones de dólares con fondos recaudados a partir de donativos internacionales, para identificar a cientos de víctimas de la guerra civil (1960-1996) enterradas en fosas comunes.

Más de 250,000 personas -en su mayoría indígenas mayas- fueron asesinados o desaparecidos durante la guerra civil que enfrentó a varios gobiernos de derecha con las guerrillas izquierdistas.

Una comisión de la verdad respaldada por Naciones Unidas concluyó que las fuerzas de seguridad cometieron más del 90 por ciento de los asesinatos, pero sólo un puñado de funcionarios y autoridades han sido juzgados por esos crímenes.

"Nos permitirá a los familiares acercarnos a las respuestas de tres preguntas: qué sucedió en Guatemala, quiénes fueron los responsables y cómo los vamos a llevar a la justicia", dijo Julio Solórzano, cuya madre desapareció en diciembre de 1980 tras ser detenida por la policía militar.

A Solórzano se le tomó una muestra de ADN con un hisopo bucal, que será comparado con una base de datos que incluye las muestras tomadas a miles de cuerpos que los antropólogos han exhumado.

Aunque el grueso del trabajo se enfocará en los crímenes del pasado, las autoridades guatemaltecas está ansiosas para usar al laboratorio para apuntalar al endeble sistema judicial del país, que sólo logra procesar el 2 por ciento de los 6,000 asesinatos que se cometen anualmente.

Guatemala, con sus 13 millones de habitantes, es asediada por las violentas pandillas conocidas como "maras, y por la creciente presencia de los cárteles de la droga mexicanos, que usan al país para traficar cocaína sudamericana hacia Estados Unidos.