26 de noviembre de 2019

Impactos del espacio pudieron inducir la tectónica de placas

Impactos del espacio pudieron inducir la tectónica de placas
Impactos del espacio pudieron inducir la tectónica de placas - DIEGO DELSO/WIKIMEDIA

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La transición terrenal de nuestro mundo -la evolución de una mezcla primordial a un planeta rocoso en reconfiguración por la tectónica de placas-, pudo ser inducida por impactos del espacio.

"Tendemos a pensar en la Tierra como un sistema aislado, donde solo importan los procesos internos", dice Craig O'Neill, director del Centro de Investigación Planetaria de la Universidad Macquarie, y autor de un nueva investigación publicada en Goeology. "Sin embargo, cada vez más, estamos viendo el efecto de la dinámica del sistema solar en el comportamiento de la Tierra".

Las simulaciones de modelos y las comparaciones con estudios de impacto lunar han revelado que después de la acumulación de la Tierra hace unos 4.600 millones de años, los impactos devastadores de la Tierra continuaron dando forma al planeta durante cientos de millones de años.

Aunque estos eventos parecen haber disminuido con el tiempo, los lechos esféricos (capas distintivas de partículas redondas condensadas de roca vaporizada durante un impacto extraterrestre) encontrados en Sudáfrica y Australia sugieren que la Tierra experimentó un período de bombardeo intenso hace unos 3.200 millones de años, aproximadamente al mismo tiempo, las primeras indicaciones de la tectónica de placas aparecen en el registro de roca.

Esta coincidencia hizo que O'Neill y los coautores Simone Marchi, William Bottke y Roger Fu se preguntaran si estas circunstancias podrían estar relacionadas. "Los estudios de modelado de la Tierra primitiva sugieren que los impactos muy grandes (más de 300 km de diámetro) podrían generar una anomalía térmica significativa en el manto", dice O'Neill. Esto parece haber alterado la flotabilidad del manto lo suficiente como para crear surgencias que, según O'Neill, "podrían impulsar directamente la tectónica".

Pero la escasa evidencia encontrada hasta la fecha en el Archaean, el período de tiempo que abarca desde hace 4.000 hasta 2.500 millones de años, sugiere que durante este intervalo se produjeron impactos principalmente menores de menos de 100 km de diámetro.

Para determinar si estas colisiones más modestas aún eran grandes y lo suficientemente frecuentes como para iniciar la tectónica global, los investigadores utilizaron técnicas existentes para expandir el registro de impacto del Arqueano Medio y luego desarrollaron simulaciones numéricas para modelar los efectos térmicos de estos impactos en el manto de la Tierra.

Los resultados indican que durante el Arqueano Medio, los impactos de 100 kilómetros de ancho (unos 30 km más anchos que el cráter Chixculub, mucho más joven) fueron capaces de debilitar la capa rígida y más externa de la Tierra. Esto, dice O'Neill, podría haber actuado como desencadenante de procesos tectónicos, especialmente si el exterior de la Tierra ya estaba "preparado" para la subducción.

"Si la litosfera tuviera el mismo grosor en todas partes, tales impactos tendrían poco efecto", afirma O'Neill. Pero durante el Arcaico Medio, dice, el planeta se había enfriado lo suficiente como para que el manto se espese en algunos puntos y se adelgace en otros.

El modelo mostró que si ocurriera un impacto en un área donde existían estas diferencias, crearía un punto de debilidad en un sistema que ya tenía un gran contraste en la flotabilidad y, en última instancia, desencadenaría procesos tectónicos modernos.

"Nuestro trabajo muestra que existe un vínculo físico entre el historial de impacto y la respuesta tectónica en el momento en que se sugirió que la tectónica de placas había comenzado", dice O'Neill. "Los procesos que son bastante marginales hoy en día, como el impacto o, en menor medida, el vulcanismo, impulsaron activamente los sistemas tectónicos en la Tierra primitiva", dice. "Al examinar las implicaciones de estos procesos, podemos comenzar a explorar cómo surgió la moderna Tierra habitable".