21 de septiembre de 2015

7 indicios para diagnosticar el Alzheimer

   MADRID, 21 Sep. (Notimérica) -

   La enfermedad del Alzheimer (EA), también conocida como demencia senil de Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta de manera más visible a través de una serie de cambios en la conducta y la pérdida de memoria a corto plazo.

   Más frecuente en personas mayores de 65 años, el Alzheimer es la consecuencia de la muerte progresiva de las células nerviosas (neuronas), que provoca que algunas partes del cerebro se atrofien.

   Aunque los expertos han sugerido que existe cierto componente genético en su transmisión, por el momento, se desconocen las causas de esta terrible enfermedad, que tiene un pronóstico de vida de aproximadamente 10 años tras su diagnóstico.

   Los tratamientos son variados y aunque no ayudan a retrasar el progreso de la enfermedad, sí ayudan a aliviar los síntomas. Además, los médicos también disponen ahora de sistemas para su prevención, relacionados sobre todo con el desarrollo de una conducta que ayude a establecer una rutina en los pacientes.

   Este 21 de septiembre se celebra el Día Internacional del Alzheimer, un evento que pretende crear conciencia sobre la importancia de que se lleven a cabo proyectos de investigación para frenar el avance de esta terrible enfermedad.

   Por ese motivo, desde el equipo de Notimérica te queremos acercar a 7 factores, que aunque no son decisivos, son algunos de los utilizados por los médicos para diagnosticar el Alzheimer.

1. ALTERACIONES EN LA MEMORIA

   Las alteraciones graves en la memoria a corto plazo pueden ser uno de los primeros síntomas de Alzheimer, sobre todo, cuando dificultan la vida cotidiana.

   Olvidar lo que se acaba de decir, preguntar en varias ocasiones lo mismo o no recordar dónde se han dejado objetos cotidianos son algunos de los comportamientos que se deben tener en cuenta.

2. DESORIENTACIÓN ESPACIO-TEMPORAL

   Las alteraciones más frecuentes se producen en relación al tiempo. En algunas ocasiones, las personas que sufren Alzheimer no son conscientes del paso del tiempo u olvidan fechas importantes.

   En algunos casos también se pierden referencias básicas como el cambio de estaciones o de años. A nivel espacial, es posible que olviden dónde están o cómo han llegado a un determinado lugar.

3. HÁBITOS DE HIGIENE PERSONAL Y ALIMENTACIÓN

   Las necesidades básicas, como la alimentación o la higiene personal se olvidan con frecuencia. La persona descuida su imagen y olvida realizar tareas como ducharse o llevar un nivel de aseo adecuado.

4. DIFICULTAD PARA RESOLVER PROBLEMAS

   Aunque no hay una explicación clara para este proceso, algunas personas con Alzheimer comienzan a tener problemas para trabajar con números y datos, en general.

   Manejar el presupuesto semanal o seguir una receta de cocina se pueden convertir en tareas muy complicadas para los que padecen esta enfermedad.

5. DIFICULTADES EN EL USO DE PALABRAS

   Los problemas en el uso de palabra se pueden presentar tanto en el lenguaje oral como en el escrito. La mayor parte de las veces, son palabras sencillas o de uso cotidiano las que se olvidan.

   En esos casos, los enfermos suelen definir aquello que les rodea con varias palabras que reflejan la utilidad que tiene una determinada cosa y no con el nombre. Por ejemplo, un lápiz podría ser un "palito para escribir".

6. CAMBIOS DE HUMOR

   Tanto el humor como la personalidad pueden cambiar en los enfermos de Alzheimer. Es posible que la persona pase de una relativa felicidad, a la tristeza y que el nivel de irascibilidad aumente.

7. DIFICULTAD DE DESEMPEÑAR TAREAS FÁCILES

   Las tareas rutinarias, es decir, aquellas que se realizan en el hogar o en el trabajo, se convierten en una tarea complicada para este tipo de enfermos.

   Los objetos de la casa se pueden volver extraños y se puede olvidar su uso, por este motivo, es importante que los enfermos de Alzheimer dispongan de la ayuda de alguna persona al realizar cuestiones cotidianas.