20 de febrero de 2020

Nueva especie de salamandra que vivió hace 166 millones de años

Nueva especie de salamandra que vivió hace 166 millones de años
Nueva especie de salamandra que vivió hace 166 millones de años - VADIM GLINSKIY

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de paleontólogos rusos y alemanes ha descrito un género y una especie de salamandras prehistóricas previamente desconocidas, que vivieron en lo hoy es Rusia hace 166 millones de años.

Se trata de restos de un antiguo anfibio, una salamandra llamada Egoria, que vivió en el Jurásico medio en la cantera Berezovsky, cerca de la ciudad de Sharypovo (Rusia), según publican en la revista 'PLOS ONE'.

Anteriormente se han encontrado fósiles de peces antiguos, varios reptiles, mamíferos, dinosaurios herbívoros y depredadores. Los materiales de investigación fueron recogidos en expediciones de campo a mediados de la década de 2010. En estas expediciones, científicos de la Universidad de San Petersburgo trabajaron junto a expertos de la Universidad de Bonn (Alemania), la Universidad Estatal de Tomsk, el Instituto Zoológico de la Academia de Ciencias de Rusia y el Museo Sharypovo de Historia Local y Naturaleza.

Cuatro fósiles de vertebrados permitieron a los científicos declarar el hallazgo de un nuevo género y especie. Estos fueron tres vértebras del tronco y el atlas: la primera y, en el caso de la salamandra, la única vértebra cervical. Dado que el atlas es una vértebra altamente especializada, que proporciona movimientos de fijación y rotación del cráneo, tiene una estructura bastante compleja, explican los científicos. Por lo tanto, es más adecuado para describir una nueva especie, ya que proporciona mucha información para el análisis. El anfibio demostró pertenecer a las salamandras de tallo geológicamente más antiguas.

No era la primera vez que se encontraban restos de antiguas salamandras en la cantera Berezovsky. Uno de ellos, una salamandra 'Urupia monstrosa', llamada así por el cercano río Uryup, tenía unos 50-60 centímetros de largo. Otra, 'Kiyatriton krasnolutskii', lleva el nombre de un historiador local Sergei Krasnolutskii, el descubridor de la cantera de la localidad fósil Berezovsky. Por el contrario, esta era de tamaño bastante pequeño (unos 10-15 centímetros) y se parecía más a los 'Hynobiidae' modernos. La salamandra recién descubierta, a juzgar por el tamaño de las vértebras, era de longitud media (unos 20 centímetros).

"Las salamandras aparecen por primera vez en los registros fósiles del Jurásico Medio, incluidos los representantes de las familias de salamandras actuales y las más primitivas", explica Pavel Skutschas, profesor asociado de la Universidad de San Petersburgo, doctor en biología, experto en vertebrados mesozoicos.

"Cuando acababan de aparecer, las salamandras hicieron esfuerzos para ocupar diferentes nichos ecológicos --continúa--. Así, las salamandras de tallo llenaron el nicho de grandes masas de agua; mientras que aquellos cercanos a las salamandras actuales encontraron su nicho en pequeñas balsas. En cuanto a la salamandra recién descubierta, ocupaba una posición media, aunque morfológicamente, está más cerca de la primitiva".

Los científicos no solo describieron las características externas de los especímenes, sino que también pudieron observar el interior de los fósiles. En esto, contaron con la asistencia de expertos del Centro de estudios de difracción de rayos X', del Parque de Investigación de la Universidad de San Petersburgo, donde las muestras se escanearon en escáneres de microtomografía actualizados. En base a los datos obtenidos, los paleontólogos crearon reconstrucciones 3D de las vértebras y describieron su estructura interna. Como se esperaba, resultó ser muy similar al de las salamandras de tallo grande.

El antiguo anfibio recibió el nombre de 'Egoria malashichevi', en honor a Yegor Malashichev, profesor asociado del Departamento de Zoología de Vertebrados de la Universidad de San Petersburgo, quien, entre otras cosas, estudió la morfología de los anfibios caudados.