18 de agosto de 2020

Nuevo modelo para interpretar futuras búsquedas de vida en exoplanetas

Nuevo modelo para interpretar futuras búsquedas de vida en exoplanetas
Nuevo modelo para interpretar futuras búsquedas de vida en exoplanetas - IAU - ARCHIVO

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo modelo estadístico puede ayudar a los astrónomos a interpretar los resultados de la búsqueda de biofirmas en planetas lejanos, presentes en forma de gases como oxígeno, metano u ozono.

Ha sido presentado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) por un equipo de científicos de la EPFL (Escuela Politécnica Federal de Lausana) y la Universidad Tor Vergata de Roma

Si bien se ha avanzado mucho en la detección de biofirmas exoplanetarias, quedan varios interrogantes. ¿Cuáles son las implicaciones de este tipo de investigación? ¿Y cómo debemos interpretar los resultados? ¿Qué pasa si solo se detecta una biofirma en un planeta? ¿O qué pasa si no se detectan biofirmas? ¿Qué deberíamos concluir? Ese tipo de preguntas es lo que los científicos de EPFL-Tor Vergata se propusieron responder con su nuevo modelo.

Su trabajo aborda el problema desde un nuevo ángulo. Tradicionalmente, los astrónomos han buscado vida en otro planeta basándose en lo que sabemos sobre la vida y la evolución biológica en la Tierra. Pero con su nuevo método, los científicos comenzaron con una incógnita: cuántos otros planetas de nuestra galaxia tienen alguna forma de vida.

Su modelo incorpora factores como el número estimado de otras estrellas en la galaxia similares al sol y cuántos planetas telúricos podrían estar orbitando dentro de una distancia habitable de esas estrellas. Utiliza estadísticas bayesianas, especialmente adecuadas para tamaños de muestra pequeños, para calcular la probabilidad de vida en nuestra galaxia en función de la cantidad de biofirmas detectadas: una, varias o ninguna.

"Intuitivamente, tiene sentido que si encontramos vida en otro planeta, probablemente haya muchos otros en la galaxia con algún tipo de organismo vivo. ¿Pero cuántos?" dice Amedeo Balbi, profesor de astronomía y astrofísica en el Departamento de Física de Tor Vergata. "Nuestro modelo convierte esa suposición intuitiva en un cálculo estadístico y nos permite determinar exactamente lo que significan los números en términos de cantidad y frecuencia".

"Los astrónomos ya utilizan varias suposiciones para evaluar la credibilidad de la vida en un planeta determinado", dice Claudio Grimaldi, científico del Laboratorio de Física de Materias Complejas (LPMC) de la EPFL, que también está afiliado al Centro de Investigación Enrico Fermi de Roma. "Uno de los objetivos de nuestra investigación fue, por tanto, desarrollar un método para sopesar y comparar esos supuestos a la luz de los nuevos datos que se recopilarán en los próximos años".

Dado el pequeño número de planetas que probablemente se examinarán en un futuro próximo, y asumiendo que la vida emergerá de forma independiente en cualquier planeta, el estudio encontró que si se detecta incluso una sola firma biológica, podemos concluir con una más del 95% de probabilidad de que haya más de 100.000 planetas habitados en la galaxia, más que el número de púlsares, que son objetos creados cuando una estrella masiva explota al final de su vida.

Por otro lado, si no se detectan biofirmas, no podemos necesariamente concluir que no existan otras formas de vida en otros lugares de la Vía Láctea.

Los científicos también analizaron la teoría de la panspermia, que establece que en lugar de emerger de forma independiente en un planeta dado, las formas de vida podrían ser transportadas desde otro planeta, como a través de materia orgánica u organismos microscópicos transportados en cometas o extendiéndose entre planetas vecinos.

Esto implica que la probabilidad de vida en un planeta también depende de qué tan lejos esté de otros planetas y de la facilidad con que varias formas de vida, cuyas características físicas podrían ser extremadamente diferentes a las que conocemos, son capaces de resistir las condiciones extremas del viaje espacial y adaptarse al nuevo planeta. Tener en cuenta la panspermia altera el número inferido de planetas habitados en otras partes de la galaxia.