14 de julio de 2009

Nuevos test ayudarían a detectar Alzheimer en estadio temprano

Por Julie Steenhuysen

CHICAGO (Reuters/EP) - Nuevas pruebas que evalúan cambios cerebrales y en la química corporal se muestran alentadoras para el diagnóstico del Alzheimer en los estadios más tempranos de su desarrollo, lo que facilitaría la búsqueda de nuevos fármacos, informaron el martes investigadores.

En un estudio, expertos irlandeses hallaron que controles que medían el volumen cerebral y una combinación de test de memoria identificaban precisamente casi al 95 por ciento de las personas que habían avanzado desde deterioro cognitivo leve hasta enfermedad de Alzheimer en estadio inicial.

En otra investigación, científicos de Estados Unidos hallaron que un tipo de control cerebral que mide la glucosa, junto con bajos registros en exámenes de memoria, era un vaticinador importante de avance de la enfermedad.

Los resultados, presentados en un encuentro de la Asociación de Alzheimer, en Viena, Austria, son los primeros de un estudio a cinco años, de 60 millones de dólares, que apunta a detectar cambios cerebrales que indiquen el avance de la enfermedad de Alzheimer.

"La idea es que si pudiera haber identificados indicadores biológicos que rastreen qué está sucediendo en el cerebro, esto brindaría una mejor idea sobre si un medicamento tendría efecto biológico", dijo Neil Buckholtz, quien dirige el Instituto Nacional Estadounidense sobre Iniciativa de Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer al Envejecer, o ADNI.

El estudio, financiado por el Gobierno estadounidense y fondos de la industria, incluye a más de 800 personas observando la estructura cerebral y cambios biológicos, por ejemplo en los líquidos espinales, que podrían señalar el avance de la enfermedad.

Pese a las décadas de investigación, los médicos aún cuentan con pocos tratamientos efectivos contra la enfermedad de Alzheimer, una forma de demencia que afecta a más de 26 millones de personas en todo el mundo y que se espera que alcance los 100 millones en el 2050.

ENSAYOS MAS ECONOMICOS

Sólo una autopsia que revele la presencia de las características placas y marañas en el cerebro puede ofrecer un diagnóstico definitivo de Alzheimer. Por ello, los médicos suelen emplear pruebas neurológicas y de memoria para detectar la condición en vida.

Pero como son medidas subjetivas, los laboratorios deben realizar prolongados y costosos ensayos para demostrar que sus fármacos funcionan.

Los bioindicadores permitirían realizar ensayos más económicos, dijo Buckholtz.

En el estudio irlandés, el equipo de Michael Ewers, del Colegio Trinidad de Dublín, estudió a 345 participantes de la investigación ADNI con deterioro cognitivo leve, que es un precursor de la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos observaron una serie de exámenes y descubrieron que tres pruebas de memoria más mediciones por resonancia magnética del volumen del cerebro en el hipocampo izquierdo, una región estrechamente relacionada con la memoria, eran lo más efectivo para estimar el avance de la condición.

En otra investigación, Susan Landau, de la University of California en Berkeley, utilizó datos de 85 pacientes y halló que las tomografías por emisión de positrones que miden la glucosa en el cerebro y la mala memoria eran importantes vaticinadores.

Las personas con malos resultados en esas mediciones eran 15 veces más proclives a que su Alzheimer avance dentro de los dos años posteriores.

En otro estudio presentado durante la reunión, un equipo de la Duke University en Carolina del Norte, dirigido por la doctora Allen Roses, reveló que un gen llamado TOMM40 eleva el riesgo de desarrollar Alzheimer.

"Ahora parece bastante claro que hay dos genes principales -el APOE4 y el TOMM40- y que juntos representan alrededor del 85 al 90 por ciento del efecto genético", señaló Roses.