25 de noviembre de 2019

Segundo robot de vuelo libre activado en la Estación Espacial

Segundo robot de vuelo libre activado en la Estación Espacial
Segundo robot volador activado en la Estación Espacial Internacional - NASA

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano realizó pruebas iniciales del segundo robot Astrobee, llamado Honey, a bordo de la Estación Espacial Internacional.

Astrobee es un sistema de robot de vuelo libre que incluye tres robots y una estación de acoplamiento para recargar, y se usará para probar cómo los robots pueden ayudar a la tripulación y realizar tareas de cuidado en naves espaciales.

Después de que Parmitano desempaquetó e inspeccionó a Honey, colocó el robot en la estación de acoplamiento de Astrobee y Honey se despertó, por primera vez en el espacio, junto a su compañero robótico Bumble. Honey and Bumble son idénticos, excepto por sus colores. Bumble está decorado en azul y Honey, apropiadamente, usa el amarillo.

Debido a que sus sistemas son idénticos, Honey puede aprovechar el trabajo que Bumble ha realizado desde su activación en abril. La tripulación de la estación y el equipo de Astrobee en el Centro de Investigación Ames de la NASA en el Silicon Valley de California usaron Bumble para mapear el interior del módulo Kibo de la estación espacial. Los robots necesitan un mapa para navegar, y la serie de ejercicios de mapeo fue un paso necesario antes de que Bumble tomara su primer vuelo en solitario en junio.

Honey recibió los datos de mapeo de Bumble a través de una actualización de software de los ingenieros de Astrobee utilizando un puerto de datos en el muelle. Aunque los robots ahora tienen el mismo software, Honey necesita más pruebas antes de estar listo para volar. El tercer robot, llamado Queen, se lanzó a la estación en julio y será el último de los tres en despertarse en el espacio.

Los robots como Astrobee desempeñarán un papel importante en la misión de la agencia de regresar a la Luna bajo el programa Artemis y otras misiones en el espacio profundo, al aumentar la productividad de los astronautas y ayudar a mantener las naves espaciales cuando los astronautas no están a bordo.