7 de julio de 2009

Viajar multiplica el riesgo de coágulos sanguíneos: estudio

WASHINGTON (Reuters/EP) - Las personas que viajan habitualmente corren casi el triple de riesgo de que se les formen peligrosos coágulos sanguíneos, con un incremento medible cada dos horas de estar sentadas en un automóvil o en un avión, informaron investigadores.

El equipo de expertos indicó que el riesgo es lo suficientemente serio como para estudiar mejores formas de conservar la salud de los viajeros, aunque no tanto como para justificar que los pasajeros aéreos tomen medicinas anticoagulantes.

La doctora Divay Chandra y colegas de la Universidad de Harvard, en Boston, observaron específicamente el tromboembolismo venoso (TEV), que es el desarrollo de un coágulo sanguíneo en una vena, generalmente en las piernas.

Los coágulos pueden causar accidentes cerebrovasculares (ACV) y ataques cardíacos cuando se forman en las arterias, mientras que el TEV puede generar daño local o trasladarse hasta los pulmones y provocar la muerte.

El equipo de Chandra realizó lo que se denomina un meta análisis, es decir tuvo en cuenta los resultados de muchos estudios distintos para ver qué arrojaban en conjunto.

Los investigadores hallaron 14 estudios que incluyeron a unos 4.000 pacientes que cumplían con los criterios de calidad.

"Nuestros hallazgos demuestran por primera vez una asociación clara entre los viajes y el TEV", escribieron los autores en su informe publicado en Annals of Internal Medicine.

Las mujeres embarazadas o que toman píldoras anticonceptivas, además de las obesas, corren especial riesgo, señaló el equipo.

El riesgo absoluto es de un caso cada 4.600 vuelos, agregaron los expertos. También indicaron que algunos estudios no mostraban riesgo de formación de coágulos pero añadieron que el modo en que estaban realizados esos trabajos podría cuestionarse.

"Los resultados de este informe sugieren que, al menos entre los individuos sanos en general, incluso un aumento del triple en el riesgo relativo no produciría un riesgo absoluto lo suficientemente elevado como para justificar mayores intervenciones, como la administración de anticoagulantes durante el viaje", escribieron.

Pero vale la pena que las personas beban más líquido y se levanten y se muevan aproximadamente cada dos horas cuando están en viaje, agregó el equipo.

"A nivel mundial, 2.500 millones de pasajeros viajarán en avión sólo en el 2010, lo que destaca la gran cantidad de población en riesgo de padecer esta condición grave", finalizaron los autores.