26 de febrero de 2020

VÍDEO Doce años de cambio del permafrost ártico, desde el espacio

VÍDEO Doce años de cambio del permafrost ártico, desde el espacio
VÍDEO Doce años de variabilidad del permafrost ártico, desde el espacio - ESA

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El permafrost juega un papel importante en el clima global y también es uno de los componentes del sistema de la Tierra que es más sensible al calentamiento global.

El permafrost es cualquier terreno que permanece completamente congelado durante al menos dos años consecutivos; estos suelos permanentemente congelados son más comunes en regiones de latitudes altas como Alaska y Siberia, o en altitudes altas como los Andes y el Himalaya.

Esta animación ( https://www.youtube.com/watch?v=I3evaGrxyxw&feature=emb_titl... ), producida por la Iniciativa de Cambio Climático de la ESA, muestra la extensión del permafrost en el hemisferio norte de 2003 a 2017 y brinda nuevas ideas sobre la descongelación del permafrost en el Ártico.

El permafrost continuo se define como un área continua con material congelado debajo de la superficie terrestre, a excepción de grandes cuerpos de agua. El permafrost no continuo se divide en áreas separadas y puede ser discontinuo, aislado o esporádico. Se considera aislado si menos del 10% de la superficie tiene permafrost debajo, mientras que esporádico significa que 10% -50% de la superficie tiene permafrost debajo, mientras que discontinuo se considera 50% -90%.

Según el último informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, las temperaturas del permafrost han aumentado hasta niveles récord desde la década de 1980 hasta la actualidad. Como consecuencia, crece la preocupación de que se puedan movilizar cantidades significativas de gases de efecto invernadero en las próximas décadas a medida que se descongele y potencialmente amplifique el cambio climático, informa la ESA.

Cerca de la superficie, los suelos de permafrost ártico contienen grandes cantidades de carbono orgánico y materiales sobrantes de plantas muertas que no pueden descomponerse o pudrirse, mientras que las capas de permafrost más profundas contienen suelos hechos de minerales. Cuando el permafrost se descongela, libera metano y dióxido de carbono, agregando estos gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Dado que el permafrost es un fenómeno subsuperficial, comprenderlo es un desafío sin depender estrictamente de mediciones in situ. Los sensores satelitales no pueden medir el permafrost directamente, pero un proyecto dedicado como parte de la Iniciativa de Cambio Climático (CCI) de la ESA ha utilizado mediciones satelitales complementarias de características del paisaje como la temperatura de la superficie terrestre y la cobertura del suelo para estimar la extensión del permafrost.

Estos datos combinados con observaciones in situ permiten al equipo de permafrost obtener una visión panorámica, mejorando la comprensión de la dinámica del permafrost y la capacidad de modelar su impacto climático futuro.

VARIABILIDAD EN UN PERIODO CORTO NO MARCA TENDENCIA CLIMÁTICA

Annett Bartsch, líder científico del proyecto Permafrost CCI, comenta: "Los mapas muestran que existe una clara variabilidad en la extensión del permafrost. Esto se puede ver tanto en América del Norte como en el norte de Eurasia ".

Sin embargo, ella es cuidadosa al señalar: "Aunque los mapas proporcionan información útil con respecto a la variabilidad interanual durante un período de 14 años, no es posible sacar conclusiones sobre las tendencias climáticas".

Bartsch aconseja a los investigadores: "Esperar y usar mapas de permafrost que cubran la serie de tiempo completa de 30 años, que se espera que estén listos para su lanzamiento a mediados de 2020".

El uso de datos de observación de la Tierra puede proporcionar una cobertura de datos de permafrost espacialmente consistente, incluso en las áreas más remotas e inaccesibles, como el Ártico. Los mapas son proporcionados por el equipo de Permafrost CCI y cubren el período 2003-17 con una resolución espacial de 1 kilómetro.