5 de marzo de 2020

Cultura.- Carlos Rivera: "El mundo está cantando y bailando en español"

Cultura.- Carlos Rivera: "El mundo está cantando y bailando en español"
Carlos Rivera - EUROPA PRESS

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

Casi 45 millones de visualizaciones acumula en apenas un mes 'Perdiendo la cabeza', el videoclip del último sencillo de Carlos Rivera (Huamantla, México, 1986) junto a Becky G y Pedro Capó. Un giro estilístico que le acerca un poquito a la música urbana, aunque sin pasarse de frenada.

"Es una canción un poco distinta", concede a Europa Press, y añade: "Pero los tres nos sentíamos cómodos porque ninguno pierde su estilo. La considero una canción pop, para nada urbana, porque es así como suena el pop ahora. Incluso Ed Sheeran, todos están usando estos sonidos".

Por eso, explica que básicamente lo que quería era "algo más divertido" para poder "bailar un poco" más: "A mí me gusta mucho bailar y, aunque tengo canciones en las que bailo en los conciertos, me hacían falta más canciones así. Además, los tres nos conocemos, no es una colaboración forzada de esas que cada uno graba por su lado. Yo mismo tengo artistas con lo que hice duetos y no conocí".

Remarca en este punto el mexicano la pujanza de la música en español en un momento en el que "se han abierto muchísimas puertas" gracias al trabajo hecho en su día por "Ricky Martin, Shakira o Enrique Iglesias". "Antes teníamos que adaptarnos nosotros al idioma para universal para llegar al mundo entero, pero ahora el mundo está cantando y bailando en español", remarca.

Asimismo, señala que "más allá del idioma es un ritmo el que está llegando a todo el mundo", por lo que apuesta por "no dejar que se cierre esta puerta". Y apostilla que todos los que, como él, hacen otros géneros que no son urbanos, tienen también "esa posibilidad de llegar" a público de todo tipo con sus canciones.

Por eso, confiesa que le encantaría llegar a más países que no sean de habla hispana, "sobre todo en Europa", donde apuesta por expandirse "hacia Italia o Portugal, que son como los inmediatos". "Hoy con los datos que te dan las plataformas digitales, te das cuenta de que igual tienes 30.000 oyentes en Alemania, donde no se habla español. Y te escucha allí más gente que en países de habla hispana", plantea.

ETAPA CON 'GUERRA'

Aunque lleva más de quince años en la música -con el reality show mexicano 'La Academia' como plataforma en 2004 y luego participaciones en diversos musicales-, admite Carlos que su carrera ha tenido un punto de inflexión desde 2018 con el lanzamiento de 'Guerra', su quinto disco.

"Llega un momento en el que todo coincide. Vas por la calle y ves un cartel de un concierto, pones la radio y suena una canción", explica, para luego apuntar que desde el lanzamiento del álbum ha dado 25 concierto en España en los últimos dos años.

"Solo en España en ocho años llevo más de 50 conciertos, que no es poco. Empezando por salas muy pequeñitas hasta llegar al WiZink Center y espacios más grandes", recuerda, para indicar también que en Buenos Aires empezó "en un teatro de 700 personas y esta última vez fueron 15.000 personas en el Hipódromo de Palermo porque el Luna Park se queda pequeño".

Remarca también su reciente recital en el Arena de Monterrey en formato 360 grados, donde congregó a 17.500 personas. "Son cosas que me empiezan a volar la cabeza", bromea, al tiempo que subraya que esta aceptación se da en un momento en el que la música melódica y romántica que él hace "no es necesariamente lo que está sonando hoy".

A su juicio, "España es el único país que sigue teniendo espacios para la música melódica" por su propia tradición, que propicia el auge de artistas como Pablo López, Vanesa Martín o Manuel Carrasco: "En España sigue existiendo ese espacio en la radio que permite que esto ocurra, pero en México y los demás países es cada vez más difícil porque casi todas las radios están en lo urbano".

Abiertamente agradecido, defiende que en su éxito hay "mucho trabajo detrás", aunque es consciente de que "igual hay muchos otros artistas que trabajan mucho y no les está pasando esto porque no tienen la oportunidad". "Y lo que está pasando en Estados Unidos me parece una sorpresa enorme", remata.

GIRA ESPAÑOLA

El regreso a España de Carlos este año tendrá únicamente cuatro últimas paradas. A saber: Barcelona (12 de julio, Festival Jardins Pedralbes), Sancti Petri (26 de julio, Concert Music Festival), Madrid (27 de julio, Teatro Real, Universal Music Festival) y Marbella (1 de agosto, Starlite Festival).

Sin desmerecer ninguna de las fechas, sí que asegura que la cita en el Teatro Real "es uno de los sueños que tenía desde hacía mucho tiempo", más aún por ser "el segundo mexicano de música no clásica después de Alejandro Fernández". "He recorrido muchos teatros bellísimos de España pero este es emblemático y especial", apunta.

Destaca, además, que el 1 de agosto cerrará su gira en Starlite en Marbella. Entonces, con el 'Tour Guerra' habrán "hecho casi 150 conciertos" en España y América: "Desde Nueva York hasta el Calafate en la Patagonia argentina, desde Tijuana hasta Mallorca". Y de cara al futuro cercano, desvela que "por ahí parece que podría haber algo en Italia", pero no saben ahora mismo "si el coronavirus lo permite". "Parece que no pero esperemos que se mejore pronto todo", indica.

SUEÑOS CUMPLIDOS

Reconoce entonces Carlos que ha llegado con sus canciones mucho más lejos de lo que nunca imaginó, ya que "cuando de niño soñaba con ser cantante difícilmente podía imaginar que iba a hacer un concierto en Nueva York o en Europa fuera de España".

"Hoy pones una canción en Spotify y te puede escuchar el mundo entero. Eso era imposible en los tiempos en los que yo soñaba en mi pueblo en México", prosigue, para mencionar de nuevo El Calafate por ser "el lugar más lejano" donde ha cantado en su vida, teniendo su casa como punto de referencia.

Buena parte de 'culpa' en su éxito lo tienen las y los Riveristas. Así es como se denominan sus fans, muy activos en redes sociales y que responden siempre a cada nueva presentación en directo: "Es una locura. Me siento muy afortunado de tener grupos de fans que cada vez son más fuertes y numerosos".

Y aún continúa, sonriente al hablar de los suyos: "Me siento muy afortunado de que haya tanto cariño hacia mi y hacia mi música. Siento que va más allá del fanatismo normal hacia un artista. Aquí hay un cariño especial que hace que se sientan parte y se sientan orgullosos de lo que hago".

"Intento que todo lo que hago siempre sean pasos que la gente que me sigue se sienta orgullosa. Por eso cuido tanto el lenguaje y las colaboraciones. Creo que vamos muy bien y estoy muy agradecido porque realmente hacen todo por apoyarme y seguirme", concluye.