5 datos que debes conocer sobre la Independencia de Perú

5 datos que debes conocer sobre la Independencia de Perú
28 de julio de 2018 NOTIMÉRICA/ WIKIPEDIA COMMONS/ PIXABAY

LIMA, 28 Jul. (Notimérica) -

El 28 de julio de 1821 Perú se proclamaba como nación independiente del Imperio español. Desde entonces, y con el fin de conmemorar este momento, cada 28 de julio se celebra el Día de la Independencia en el país iberoamericano. Hoy se cumplen 197 años de este histórico acontecimiento.

Al igual que todos los procesos independentistas de Iberoamérica, la emancipación de Perú se vio afectada por el conflicto armado entre España y Francia. La pérdida de poder que le supuso al gobierno español hizo que los criollos entendiesen que había llegado el momento perfecto para iniciar una revolución libertadora.

Asimismo, otras naciones europeas imperialistas, como Inglaterra, tomaron cartas en el asunto y apoyaron estos levantamientos ciudadanos. Su intención no era otra que la de adueñarse de las colonias españolas, algo que no llegó a buen puerto.

El deseo de libertad e independencia había calado profundamente en la población iberoamericana. No había vuelta atrás. De esta manera, a lo largo del proceso independentista se sucedieron algunos hechos peculiares.

Por ello, Notimérica te presenta 5 datos sobre la independencia de Perú que debes conocer:

¿FUE REAL LA INDEPENDENCIA EN 1821?

A pesar de que el 28 de julio de 1821 pasó a formar parte del calendario peruano como el día oficial para homenajear la independencia del país, lo cierto es que su proclamación aquel día no cambió nada en la nación.

La independencia no fue real hasta 1824. Hasta ese año, los españoles siguieron teniendo el control absoluto de la economía y la política peruanas. El hecho que realmente puso punto y final al control colono fue la batalla de Ayacucho en 1824.

EL CONCEPTO DE 'PERUANO'/'PERUANA'

El gentilicio que hoy en día se utiliza para designar a los ciudadanos de Perú es 'peruano' o 'peruana', en función del género. Sin embargo, esto no era común en la época.

De hecho, tanto los criollos como los españoles que residían en el país utilizaban esta palabra para referirse solamente a los ciudadanos autóctonos. Habitualmente también los identificaban como "indios" o "los indios peruanos".

EL CUADRO DE LA DISCORDIA

El cuadro denominado 'Proclamación de la Independencia de Perú' representa, como su propio nombre indica, la independencia del país sudamericano; en concreto simboliza el momento en el que San Martín, líder del movimiento independentista, proclama la libertad de la nación.

Sin embargo, la obra, realizada por Juan Lepiani, no se ajusta del todo a la realidad. Tras la figura de San Martín el artista sitúa al arzobispo de Perú. La presencia de este último es un invento pues, según fuentes históricas, la Iglesia católica estaba en contra de la independencia y la presencia del eclesiástico jamás se produjo.

UN DESEO QUE NO TODOS COMPARTÍAN

Las condiciones de vida a las que los nativos peruanos estaban sometidos no garantizaban ni su libertad ni su justicia. De hecho, la gran mayoría eran tratados como esclavos en su propia nación. Veían cómo los colonos disfrutaban de los grandes recursos del lugar después de que ellos hubiesen realizado la ardua tarea de extraerlos.

Los 300 años de invasión colonial asfixiaban a los ciudadanos, lo que hacía que un fervor libertador se despertara. No obstante, en Perú no todos los autóctonos deseaban ser independientes.

Incluso entre ellos, la idea de la independencia era motivo de conflicto. Muchos se sentían españoles y pensaban que estar bajo el dominio de los colonos era algo positivo.

Por otro lado, la relación entre la metrópoli y la colonia beneficiaba económicamente a las élites: los criollos pertenecientes a la alta sociedad o los eclesiásticos. Estos rechazaban rotundamente la emancipación y no dudaron en ponerse de lado de los españoles en las diferentes batallas.

LA INDEPENDENCIA MULTIPLICADA POR 4

San Martín no solo proclamó la independencia de Perú el 28 de julio de 1821 una vez, sino que lo hizo hasta cuatro veces, y cada una de ellas en una plaza distinta de la ciudad de Lima.

En orden cronológico, las plazas donde la independencia fue proclamada fueron: la Plaza Mayor de Lima (también conocida como Plaza de Armas), la Plaza de La Merced, la Plaza de la Inquisición y, finalmente, la Plaza de Santa Ana.