29 de noviembre de 2016

Guillermo O'Donnell, un lustro sin el brillante artífice de la democracia delegativa

Guillermo O'Donnell, un lustro sin el brillante artífice de la democracia delegativa
YOUTUBE

BUENOS AIRES, 29 Nov. (Notimérica) -

Esta semana se cumplen cinco años del fallecimiento de una figura de prestigio mundial que aportó grandes trabajos al campo de la Ciencia Política durante su vida. De Guillermo O'Donnell destaca el desarrollo de sus teorías sobre el autoritarismo, la democracia y los procesos de transición hacia la misma, acuñando varios términos fundamentales para la materia como el de la "democracia micro" y el de la "democracia delegativa".

El politólogo argentino falleció tras una larga enfermedad el 29 de noviembre de 2011 a los 75 años dejando atrás una gran carrera como profesor e investigador de Ciencias Políticas. Durante toda su vida, trabajó y se relacionó con las universidades más prestigiosas. No obstante, se doctoró en la Universidad de Yale, Estados Unidos, y fue nombrado profesor honorario por la Universidad de Buenos Aires. Además, recibió el galardón del Premio Konex en Ciencias Políticas en el año 1996.

Tras su muerte, sus investigaciones han perdurado ya que resultan de gran relevancia para el estudio de la política contemporánea.

En 1970 y a partir de la denominada Revolución Argentina, nombre que recibía la dictadura militar que dirigió el país entre los años 1966 y 1973, O'Donnell comenzó a analizar las características del Estado burocrático autoritario. En su libro homónimo, de referencia en el estudio de la Ciencia Política, el politólogo desarrolla el concepto en profundidad.

En su formulación del término, a través de la investigación de varios ejemplos de dictaduras militares como las instaladas también en Brasil, Chile y Uruguay, lo definió como "una clase de Estado caracterizado por la anulación de los mecanismos políticos y democráticos cuyo objetivo es el de restablecer un determinado orden social y económico anterior modificado por un largo período de autoorganización de la sociedad".

DEMOCRACIA MICRO

Cuando Iberoamérica comenzaba a recuperarse de aquellos procesos dictatoriales, O'Donnell se centró en el estudio de la democracia en profundidad, sus características y sus mecanismos internos.

Es través de su obra 'Democracia macro y micro' (1982) que el politólogo ratifica que "la inseguridad y la violencia de la represión política que la sociedad sufre en un período militar influye en la consolidación de comportamientos autoritarios, inconscientes, en distintos contextos sociales y desalienta la participación de la vida política" como posibles mecanismos creados para pasar por alto los peores aspectos de aquella represión, pero que podrían haber quedado marcados en la sociedad.

Esto lo describe en su obra a través del análisis del día a día en el Buenos Aires de 1979, durante los años en que el país se encontraba bajo un régimen represivo. Y añade que "si bien es claro que una mayor democraticidad de la sociedad no es condición necesaria ni suficiente para la implantación de un régimen democrático, bien puede ser condición necesaria para su consolidación y extensión a más largo plazo".

En 1988 publicaba sus investigaciones acerca de la transición hacia un sistema democrático bajo el título 'Transiciones desde un gobierno autoritario'.

DEMOCRACIA DELEGATIVA

Pero no fue hasta la década de los 90 cuando reveló sus estudios más fructíferos para el campo politológico. Fue capaz de percibir que los frágiles procesos democráticos acontecidos tanto en Iberoamérica como en Europa del Este no eran realmente lo que se denomina como "democracia representativa" pues contaban con poderes ejecutivos muy centralizados. De este modo, O'Donnell creó la teoría de la "democracia delegativa", una gran aportación para distinguir un tipo de democracia directa más restrictiva que la representativa.

"La idea es que el Presidente fue elegido, lo votó la mayoría, y a partir de eso tiene la posibilidad, y hasta la obligación, de gobernar como mejor le parece, sin cortapisas, en el supuesto bien de todos. Y algunos están dispuestos, en virtud del sistema democrático, a someterse de tanto en tanto a elecciones razonablemente competitivas. Esto último es lo único que los separa del autoritarismo clásico", según palabras del propio O'Donnell.

Como afirmó en alguna ocasión el propio politólogo, "los líderes delegativos surgen de profundas crisis y corren el riesgo de pasar en un plazo muy corto de una alta popularidad a una generalizada impopularidad", pues acaparan el mando hasta tal punto que al referirse al "gobierno" simplemente están hablando del poder ejecutivo, "dejando de lado mecanismos tan importantes para la democracia como el congreso o la justícia independientes en las que se deberían apoyar", según O'Donnell.

Cuando analiza esta problemática se inspira en la historia de su país natal, Argentina, y en los gobiernos de Hipólito Yrigoyen, a quién se refiere como el pionero en materia de democracia delegativa. Sin embargo, y según el mismo afirmó, se trata de un fenómeno muy común en Iberoamérica, tal vez por sus componentes históricos y la crisis que comparten en común sus países.

Entre sus otras obras más ilustres destacan ensayos sobre el autoritarismo y la democrtatización en 'Contrapuntos', su preocupación sobre los problemas sociales en 'Pobreza y desigualdad en America Latina' y el análisis en plena crisis de 'La (in)efectividad de la ley y la exclusión en America Latina'.