6 de julio de 2015

4 lugares de América son declarados Patrimonio Mundial de la Unesco

4 lugares de América son declarados Patrimonio Mundial de la Unesco
FACEBOOK/TWITTER/ARCHIVO

   BONN (Alemania), 6 Notimérica)

   Cuatro lugares del continente americano han sido inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Uno de ellos corresponde a Jamaica que se estrena así en dicha lista que acoge bienes de valor universal excepcional.

   Los bienes declarados por el Comité del Patrimonio Mundial, que hasta el próximo 8 de julio se reune en Bonn (Alemania) son el Acueducto del Padre Tembleque (México); el Paisaje cultural industrial de Fray Bentos (Uruguay); las Misiones de San Antonio (Estados Unidos); y las Montañas Azules y montes John Crow (Jamaica).

   EL COMPLEJO HIDRÁULICO MÁS IMPORTANTE

   El Acueducto del Padre Tembleque es el complejo hidráulico más importante construido durante el virreinato en el continente americano, con la finalidad de proveer agua a los pueblos de Otompan, actual Otumba y la Congregación de Todos los Santos, actualmente Zempoala, así como a numerosas poblaciones ubicadas en su trayecto.

   Nombrada en honor del fraile Francisco de Tembleque, la obra fue ejecutada entre 1554 y 1571 y constituye un sistema hidráulico localizado entre el Estado de Hidalgo y el Estado de México, en la Meseta Central Mexicana.

   El Acueducto del Padre Tembleque se extiende a lo largo de 48.22 kilómetros --la mayoría subterráneos--, y está conformado por 6 arquerías, de las cuales la más conocida, la Arquería Mayor o Arquería Monumental de Tepeyahualco, se encuentra sobre el río Papalote, próxima a la población de Santiago Tepeyahualco.

   Durante la sesión, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco reconoció el Valor Universal Excepcional del Acueducto del Padre Tembleque, al ser un sistema hidráulico que representa un ejemplo sobresaliente.

   Su arquería principal, en Tepeyahualco, alcanza una altura total de 39.65 metros, con un arco central de 33.84 metros de altura, lo que lo convierte en el acueducto más alto, con un único nivel de arcos, construido durante esa época.

   Una obra iniciada por el Padre Tembleque y construida con el apoyo de comunidades locales, constituyéndose en una representación única de la ingeniosa fusión de la construcción tradicional Mesoamericana y Europea, que combinó tradiciones mestizas con modelos de conducción de agua desarrollados durante el periodo romano.

   Así, el sitio quedó inscrito bajo los criterios de representar una obra maestra del genio creativo del hombre; ser la manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura o la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño de paisajes; y un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de construcción o de un conjunto arquitectónico o tecnológico o de paisaje, que ilustre uno o varios periodos significativos de la historia de la humanidad.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Con esta inscripción, México refuerza su posición como el país del continente americano con más bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, con 27 bienes culturales, 5 bienes naturales y uno mixto; a nivel mundial se posiciona en el sexto lugar.

   El presidente del Gobierno Mexicano, Ebrique Peña Nieto, expresó a través de las redes sociales el "orgullo" que para los mexicanos representa la inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial de "este gran sistema hidráulico" y felicitó por ello al país.

   UNA FÁBRICA DE SALAZONES.

   Por lo que respecta al Paisaje cultural industrial de Fray Bentos (Uruguay), se trata de un complejo industrial situado al oeste de la ciudad de Fray Bentos, en un saliente de tierra bañado por las aguas del río Uruguay.

   Su origen fue una fábrica de salazones, creada en 1859, para la explotación comercial de la carne del ganado vacuno criado en las vastas praderas de los alrededores.

   Ilustrativo de todas las fases de la cadena alimentaria cárnica (abastecimiento, transformación, enlatado, envasado y expedición), el sitio comprende los edificios y equipamientos de la empresa Liebig Extract of Meat Company, que en 1865 empezó a exportar a Europa su producción de carne en conserva y concentrado de carne.

   Su sucesora, la compañía Anglo Meat Packing Plant, inició la exportación de carne refrigerada a partir de 1924. El lugar mismo, así como las instalaciones industriales, viviendas e instituciones presentes en él, permiten aprehender la totalidad del proceso de una producción de carne que tuvo una importancia mundial.

   CULTURA HISPÁNICA Y COHAUILTECA.

   Otro de los bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco son las Misiones de San Antonio (Estados Unidos), una serie de cinco conjuntos de misiones situados a ambas orillas del río San Antonio (Estado de Texas) y un rancho que se halla a 37 kilómetros de ellos, en dirección sur.

   Comprende estructuras arquitectónicas, vestigios arqueológicos, iglesias, viviendas, tierras de cultivo, silos y sistemas de abastecimiento de agua.

   Fundado por misioneros franciscanos en el siglo XVIII, este sitio es ilustrativo de la empresa de la monarquía hispánica encaminada a colonizar, evangelizar y defender los territorios de la frontera septentrional de la Nueva España.

   Estas misiones constituyen también una muestra del mestizaje entre la cultura hispánica y la cohauilteca, tal como lo ilustran, entre otros ejemplos, los elementos ornamentales de las iglesias que mezclan la simbología católica con la estética naturalista autóctona.

   LUGAR DE RESISTENCIA FRENTE A LA ESCLAVITUD.

   En cuanto a los Montes Azules y de John Crow (Jamaica), este sitio abarca una región montañosa del sudeste de Jamaica, sumamente accidentada y boscosa, donde se refugiaron primero los nativos taínos que huían de la esclavitud y más tarde los negros cimarrones.

   En esta región, los cimarrones resistieron al sistema esclavista colonial europeo creando toda una serie de senderos, refugios y asentamientos que forman hoy en día la llamada 'Ruta del Patrimonio de Nanny Town'.

   Los bosques de la región ofrecían a los esclavos en fuga todo cuanto necesitaban para su supervivencia. De los estrechos vínculos espirituales que se forjaron entre los cimarrones y las montañas que les dieron acogida, quedan todavía vestigios en diversas expresiones culturales de nuestros días: ritos religiosos, prácticas de medicina tradicional, danzas, etc.

   La región es también una de las zonas de biodiversidad vegetal más importantes de las Antillas, con un alto índice de endemismo de sus especies vegetales, especialmente en lo que se refiere a los líquenes, musgos y flores.