16 de agosto de 2015

'Macondo' reclama su parte de las cenizas de García Márquez con una gran marcha

ARACATACA (COLOMBIA), 16 Ago. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Moreno) -

El municipio colombiano de Aracataca, el Macondo que Gabriel García Márquez imaginó para su obra cumbre, 'Cien años de soledad', pues allí vivió sus primeros nueve años de vida, ha emprendido de nuevo su lucha para conseguir que al menos una parte de las cenizas del escritor descansen en sus calles.

Y es de nuevo porque tras el fallecimiento en México del premio Nobel de Literatura, en abril del año pasado, el alcalde de Aracataca, Tufíth Hatum, ya le envió una carta a su mujer, Mercedes Barcha, haciéndole esta misma petición, pero entonces la familia no había tomado aún ninguna decisión.

Pero hace sólo unos días, la mujer y los hijos de 'Gabo', como se le conoce en todo Colombia -oír a alguien decir Gabriel García Márquez no es que sea raro, es que es casi imposible- anunciaron que la totalidad de las cenizas del escritor descansarán finalmente en Cartagena de Indias, ciudad simbólica en toda su obra, descartando, por tanto, Aracataca.

Aún así, el alcalde no se rinde y continúa pidiendo, siempre de forma "muy respetuosa", el reconocimiento que para Aracataca sería que parte de los restos del Nobel descansaran allí. Porque sería reconocer que, sin Aracataca, 'Cien años de soledad' no existiría. Y todo a pesar de que 'Gabo' no vivió allí más de nueve años y sólo volvió en contadas ocasiones a lo largo de sus 86 años de vida.

"ARACATACA SE MERECE ESE HONOR"

Así, esta pequeña ciudad del norte de Colombia acogerá la semana que viene una marcha con el objetivo de reclamar esa pequeña parte de las cenizas de García Márquez porque, en palabras del alcalde, "Aracataca se merece ese honor".

Precisamente en medio de este contencioso a cuenta de las cenizas del escritor ha llegado a Colombia la expedición de la Ruta BBVA, antigua Ruta Quetzal, y una de sus paradas en el recorrido que va a hacer por el país a lo largo de 20 días ha sido Aracataca, donde los más de 170 jóvenes de entre 18 y 19 años se han empapado de la figura de 'Gabo'.

Se dice que el realismo mágico que impregna 'Cien años de soledad' salió directamente de la mirada de niño de García Márquez en los nueve años que vivió en Aracataca, la que llaman la ciudad más calurosa de Colombia, y los 'ruteros' han pasado un día recorriendo sus calles y tratando de desgranando el lugar en el que 'Gabo' creó a los Buendía.

"Como municipio en el que él nació, pedimos a Mercedes que nos ceda parte de las cenizas", ha indicado Tufíth Hatum a los periodistas españoles que viajan con la Ruta BBVA, sin entrar a valorar la decisión de la familia de que los restos reposen para siempre en Cartagena de Indias.

Pero aunque el alcalde no opine sobre esto, muchos vecinos de Aracataca no comprenden que las cenizas no se reparten y no se les entregue una parte. Entienden la prudencia de su regidor, pero manifiestan abiertamente su contrariedad por el hecho de que se ignore al pueblo que vio nacer al Nobel de Literatura.

Para canalizar toda esta frustración, y como último intento para conseguir parte de las cenizas se va a celebrar una marcha a la que el alcalde espera que acuda mucha gente y con la que confía en que sirva para que "la familia sea consciente" de que lo que significaría para la ciudad y les "conceda ese honor".

"SIEMPRE LE VAMOS A QUERER"

En caso de que eso finalmente no ocurra, el regidor de Aracataca se consuela pensando que al menos las cenizas se quedarán en Colombia y no se compartirán con México, país donde 'Gabo' vivió muchos años de su vida y donde falleció el año pasado. "Siempre le vamos a querer. Tener las cenizas en Colombia ya es una satisfacción", ha señalado.

Sobre el aparente desapego de García Márquez hacia su ciudad natal, Tufíth Hatum lo justifica afirmando rotundo que "'Gabo dejó de ser de Aracataca y pasó a ser un personaje mundial". Además, ha explicado que no la visitó en los últimos diez años porque precisamente la última vez que viajó allí ya presentaba "problemas de memoria" y desde entonces su salud no hizo sino empeorar.

"Con el legado literario que nos dejó tenemos que estar conformes", ha dicho el alcalde, casi resignado, ya que es consciente de que aunque las cenizas de 'Gabo' no descansen en Aracataca esta ciudad del norte colombiano es Macondo y gracias a eso pueden llevar adelante muchos proyectos que en otras circunstancias costaría mucho más conseguir. Un ejemplo es la red de saneamiento con que cuenta la ciudad, que hace que todos sus habitantes tengan acceso al agua potable algo que hasta mediados del año pasado no existía.

Además, el alcalde también admite que la figura de García Márquez es un gran atractivo turístico y la presencia de parte de sus cenizas les reportaría beneficios. Ya lo está haciendo la Casa Museo que se restauró hace unos años y que desde 2010 muestra a los turistas cómo era la casa en que nació y pasó su infancia el Nobel de Literatura.

Para leer más