31 de octubre de 2016

México, el país que celebra la muerte una vez al año

   CIUDAD DE MÉXICO, 31 Oct. (Notimérica) -

   Durante dos días al año, el 1 y 2 de noviembre, México aleja del concepto de la muerte la tristeza y la oscuridad para celebrar el Día de Muertos, una festividad en la que, según dicen las tradiciones, los muertos bajan al mundo terrenal para reunirse con sus seres queridos.

   Para este evento anual, los cementerios mexicanos se plagan de flores, colores, música y vida, y las familias se reúnen en torno a la tumba de sus difuntos, para celebrar esta visita espiritual.

   La jefa de Colecciones del Museo de Culturas Populares de México, Amparo Rincón, ha destacado, en una entrevista para 'Notimérica', los orígenes de esta celebración: "se consideraba que los difuntos, cada año tenían dos días de permiso para regresar a la tierra y estar nuevamente con nosotros. Se organiza por tanto una fiesta, como cuando alguien viene de visita y queremos transmitirle la alegría que nos produce su llegada".

   En sus hogares, las familias mexicanas construyen altares, que acostumbran a estar repletos de calaveras, para honrar a los muertos con ofrendas como bebida, comida, flores o velas. Diferentes instituciones como museos, universidades o escuelas también instalan altares con los que ofrecer regalos a la muerte.

   Así ocurre en la Universidad Tec de Monterrey, una de las más importantes del país, donde los estudiantes se reúnen para elaborar un altar que incluye, además de los elementos tradicionales, múltiples obras de arte diseñadas por ellos mismos.

   "El altar es una tradición mexicana y en él principalmente se suele poner lo que le gusta al muerto al que se honra. El nuestro está compuesto por veladoras, jarras de barro, flores de cempasuchitl y las más de 40 calaveras que han sido diseñadas", ha asegurado el presidente de la Asociación de Fomento del Arte y la Cultura en México (AFACME) del Tec de Monterry, Iván Guzmán, que dirige el diseño del altar.

   Guzmán ha afirmado también que "desde el altar hasta la puerta de la casa se acostumbra a crear un sendero de pétalos de cempasuchitl porque se cree que así se ilumina el camino y guía a los muertos hasta su ofrenda".

PLATOS TÍPICOS

   Además de la decoración, los altares y la reunión familiar, México celebra este día con la degustación de sus platos típicos. Es tradición que, en cada casa, se cocinen las recetas preferidas de los difuntos de esa familia, como forma de "atraer" a sus espíritus con el olor.

   México consigue evocar el recuerdo de seres queridos difuntos con alegría, a través de la celebración y la fiesta, recordando que es imprescindible venerar la vida para honrar la memoria de aquellos que la dejaron atrás.

   La directora de Colecciones y Servicios Educativos del Museo Dolores Olmedo, Josefína García, ha destacado que "todas las tradiciones que se celebran en México son importante pero justamente la celebración del Día de Muertos es la que define a este país en muchos sentidos, porque no hay otro lugar en el mundo que viva la muerte como lo hacen los mexicanos, como una gran fiesta. (...) Para nosotros, el 1 y 2 de noviembre son días de reencuentro con los seres queridos, días de celebración y no de dolor".