23 de enero de 2014

De las ruinas de un convento poblano a un premiado centro cultural

Contará con sala de usos múltiples, mediateca y se hará un parque público en lo que fue el claustro

De las ruinas de un convento poblano a un premiado centro cultural
INAH

   MÉXICO DF, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El convento de San Francisco Totimehuacan, situado en la ciudad mexicana de Puebla, va a transformar su actual aspecto ruinoso por el de un centro cultural que contará con sala de usos múltiples y biblioteca digital, además de un parque público, gracias a un proyecto arquitectónico que ha sido premiado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

   El autor de este proyecto es el arquitecto José Gabriel Amozurrutia Cortés que tratará de revalorizar la importancia histórica de este inmueble construido en el siglo XVI por los monjes franciscanos y que fue abandonado a finales del XIX debido a la expropiación de los bienes eclesiásticos que se produjo en la época.

   Sus muros, actualmente en ruinas, esconden la historia del que fuera el convento más importante de la ciudad de Puebla durante el siglo XVII, ya que fue el único de los 17 recintos poblanos que contó con un centro de estudios teológicos.

   "Era un lugar de estudios importante, tenía una biblioteca que más tarde pasó a ser parroquia en el siglo XVII --actualmente abierta al culto y ubicada a una calle del convento--, y poco a poco fue adquiriendo más fuerza y uso eclesiástico en el pueblo", ha explicado al INAH Amozurrutia.

   De su estructura original se conservan los muros de la iglesia, el altar, la sacristía y el claustro donde se pretende hacer un parque público que sirva de lugar de esparcimiento para todos los poblanos.

   El proyecto, galardonado por el INAH con una mención honorífica en el 'Premio Francisco de la Maza 2013', espera los permisos necesarios para comenzar una transformación que dotará a la ciudad de un importante centro cultural.