19 de noviembre de 2016

¿Quién fue 'El Mozart del ajedrez'?

   LA HABANA, 19 Nov. (Notimérica) -

   José Raúl Capablanca fue un ajedrecista de origen cubano apodado 'el Mozart del ajedrez' por su éxito prematuro con las piezas del tablero. "En Capablanca todo es legendario, excepto que por supuesto se sabe que nació", escribió el autor y tres veces campeón de ajedrez británico Harry Golombek.

   Nacido el 19 de noviembre de 1888 en La Habana. Se cuenta que aprendió las reglas del juego mientras observaba a su padre jugar con amigos. Entonces el sólo tenía cuatro años, pero ya se permitía acusar a quien hacía trampas y aconsejarle sobre cómo debía proceder en su jugada. El Club de Ajedrez de La Habana, a dónde lo empezó a llevar su padre a los cinco, supuso un lugar en el que demostrar sus dotes derrotando a los mejores del club.

   En 1901 consiguió ganar al campeón nacional cubano Juan Corzo. El titulo de campeón de Cuba fue suyo a la edad de 13 años. A pesar de ser de una familia humilde, pudo continuar su formación en Estados Unidos gracias a su maestro Ramón San Pelayo.

   Nueva York le alzó hacia la fama. En Manhattan, la noche del 6 de abril de 1906, se midió con Emanuel Lasker y ganó el torneo. La participación del cubano en el torneo de San Sebastián de 1911 fue un tanto controvertida pues no contaba con el apoyo de otros ajedrecistas que no le consideraban a la altura de tal evento. A pesar de todo este fue su gran salto a la esfera internacional.

   En su época dorada se hablaba de él como un invencible, una 'máquina del ajedrez'. Tal cosa quedaba demostrada en 1920 cuando el entonces campeón mundial, Emanuel Lasker, decidió cederle el título sin jugar por considerar que se lo merecía más que nadie. Sin embargo, Capablanca no aceptó tan fácilmente la propuesta y ambos jugaron una partida en la que venció al alemán sin ninguna duda.

   José Raúl Capablanca ostentaría el titulo de Campeón Mundial hasta el año 1927. Tal vez por sentirse muy confiado o porque verdaderamente había surgido una nueva 'máquina del ajedrez', Capablanca fracasó en esta ocasión, cediendo el título de Campeón Mundial al ruso Alekhine en uno de los encuentros más largos de la historia de este deporte.

   El cubano murió un 8 de marzo de 1942 en Nueva York, sin conseguir jugar una revancha contra aquel que le arrebató su título. Jugó 583 partidas oficiales, ganando 302, entablando 246 y perdiendo 35. Escribió varios libros sobre ajedrez en inglés y en español que descubren sus estrategias personales.

   Desde 1962 se celebra en Cuba el Torneo Internacional Capablanca in Memoriam, uno de los torneos ajedrecísticos más relevantes de toda Iberoamérica en su honor. Capablanca es recordado como uno de los personajes con más impacto internacional de la historia cubana.