15 de febrero de 2012

El Teatro Real acoge desde mañana la danza contemporánea cubana

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Fundada en 1959, es una de las agrupaciones más reconocidas de la escena mundial, avalada por casi trescientos estrenos a lo largo de cinco décadas de trabajo. De su mano, este mes la danza cubana desembarca por primera vez este mes en el Teatro Real, bajo la dirección de Miguel A. Iglesias Ferrer.

La agrupación Danza Contemporánea de Cuba ofrecerá un total de seis funciones entre el 16 y el 23 de febrero, basando su propuesta siempre en la mezcla, con una "multilínea estética en la que todo es posible", en palabras de su director.

"Soy un ciudadano del mundo que se apropia de cualquier cosa, pero sin perder la visión desde La Habana y buscando siempre los contrastes para no caer en el aburrimiento", ha asegurado este miércoles Iglesias Ferrer, quien ha añadido además: "Yo soy rico porque tengo dos salarios, el de comer y el del escenario".

Danza Contemporánea de Cuba se ha presentado en los más prestigiosos escenarios del mundo, entre los que cabe citar el Gran Teatro de La Habana, el Sarah Bernhardt de París, el Canadian Art Center de Ottawa, el Bellas Artes y el Auditorio Nacional de México, La Fenice y el Malibrán de Venecia, o el San Martín de Buenos Aires.

Por si esto fuera poco, también han pasado por el Teatro Real de La Monnaie en Bélgica, el Sadler's Well en Inglaterra y, recientemente, el Joyce Theater en Nueva York. A pesar de estas referencias, el director admite que el Teatro Real de Madrid es un "desafío". "Es difícil entrar por el nivel de selección, pero el público no es marciano, son seres humanos", ha planteado.

En sus funciones madrileñas, Danza Contemporánea de Cuba presenta un programa triple con 'Demo-n/Crazy' (con coreografía de Rafael Bonachela), 'Folía' (de Jam Linkens) y 'Mambo 3XXI' (de George Céspedes en colaboraciones con los bailarines).

Los integrantes de la agrupación se forman en la Escuela Nacional de Danza y son adiestrados en la técnica de danza moderna cubana, elaborada a partir de los ritmos afrocubanos en diálogo con Grahan, Cunningham y Bausch, y abierta a aquellas tendencias artísticas que resultan adecuadas desde el punto de vista de la cultura cubana.