9 de julio de 2014

ACTUALIZA 1-MUNDIAL-Una potente Alemania humilla 7-1 a Brasil y llega a la final

(Agrega detalles, citas)

Por Luis Ampuero

BELO HORIZONTE, Brasil, 8 jul, 9 (Reuters/EP)

- Alemania humilló el martes a un desconocido equipo de Brasil con una histórica goleada por 7-1, y su delantero Miroslav Klose se convirtió en el máximo goleador de todas las Copas del Mundo, lo que le permitió llegar de la mejor manera posible a su octava final de un Mundial.

Ni el más optimista de los alemanes pensó que su equipo lograría superar por tanta diferencia al pentacampeón del mundo y en su propio reducto.

Los goles fueron anotados por Thomas Müller a los 11 minutos, Miroslav Klose a los 22, Toni Kroos a los 22 y 24, respectivamente, Sami Khedira a los 25 y a los 69 y 78 minutos por Andre Schürrle, que había ingresado en el complemento por Klose.

Brasil, que se despidió bajo una estruendosa silbatina, descontó a los 90 minutos por intermedio de Oscar.

"Me queda un sentimiento realmente muy triste. Prefería que hubiera terminado el partido 1-0 con un error mío que 7-1", dijo el arquero brasileño Julio Cesar casi al borde de las lágrimas.

"Pero es un equipo fuerte, los jugadores sabrán levantar la cabeza, yo ya pase por un momento complicado y pude recuperarme", agregó.

El partido, dirigido por el árbitro mexicano Marco Rodríguez, se disputó en el estadio Mineirao de Belo Horizonte ante unos 60.000 espectadores, muchos de los cuales se fueron llorando por la desgracia de su equipo.

Alemania, como Uruguay en 1950, dejó a Brasil sin la posibilidad de ganar el título en el segundo Mundial que organizó.

"Es un locura. Pero tenemos que mantener esto en perspectiva. Algunos partidos se desarrollan distintos que otros (...) Hoy todo salió bien. Tenemos un equipo con mucha calidad. Tenemos un gran equipo", aseguró el delantero alemán Müller.

Cuando todo parecía encaminarse por los carriles normales Brasil rápidamente tomó el control de las acciones, con las proyecciones de Bernard, el ídolo de Belo Horizonte, Oscar y las subidas de Maicon por derecha.

Pero Alemania, con Sami Khedira y Mesut Ozil manejando los hilos en el ataque alemán, comenzó a desnudar las gruesas fallas defensivas y fue evidente la falta de Neymar, fuera del Mundial por la fractura de una vértebra en el partido con Colombia.

La apertura del marcador se produjo tras un error de Marcelo, quien perdió una pelota en ataque que fue aprovechado por Khedira para obligar al tiro de esquina y al primer llamado de atención para el local.

El centro desde la derecha culminó en el gol de Müller, quien anotó con un toque de derecha en el centro del arco que pasó por debajo del cuerpo de Julio César.

KLOSE HISTORICO

Brasil no tuvo reacción y uno tras otro comenzaron a llegar los goles de Alemania.

Las tremendas desinteligencias en la defensa brasileña, que tampoco tuvo a su suspendido capitán Thiago Silva y la falta de poder de fuego en el ataque por la ausencia de Neymar, le permitieron a Klose, Kroos y Khedira convertir sin mayor resistencia desde el corazón del área.

Con su gol ante Brasil, Klose se convirtió en el máximo goleador en la historia de las Copas del Mundo con 16 conquistas, superando al brasileño Ronaldo, quien desde 2006 tenía la marca de 15 goles.

El alemán anotó cinco tantos en Corea-Japón 2002, repitió la marca en Alemania 2006, convirtió cuatro en Sudáfrica y, hasta el momento, dos en tierras brasileñas.

BRASIL, UN NOVATO

Brasil, como nunca en su historia, pareció un equipo novato que no supo cómo solucionar los permanentes ataques de los alemanes.

Después de los goles los jugadores brasileños parecieron perdidos en el terreno de juego mientras sus hinchas gritaban a modo de súplica por una reacción para calmar tanto sufrimiento.

El suplente Andre Schürrle anotó el sexto a los 69 minutos, ante un Brasil que ni siquiera tuvo a algún jugador con el ánimo suficiente para revelarse a las evidencias.

El consuelo, que no lo fue tal, llegó con un gol de Oscar a los 90 minutos antes del pitazo final y de una ensordecedora silbatina de los propios hinchas brasileños.

Ambos equipos se habían enfrentado sólo una vez en una Copa del Mundo y fue en la final del 2002 en Corea y Japón donde los sudamericanos ganaron por 2-0 con un brillante Ronaldo y "Felipao" Scolari dirigiendo al "Scracht".

Alemania empató la estadística pero le dejó una marca imborrable a Brasil en Belo Horizonte.