Tras años de silencio, los futbolistas brasileños vuelven al terreno político

Tras años de silencio, los futbolistas brasileños vuelven al terreno político
21 de septiembre de 2018 REUTERS / PAULO WHITAKER

SAO PAULO, 21 sep (Reuters/Notimérica) -

La polarizada campaña para las elecciones presidenciales del próximo mes en Brasil se ha extendido a las canchas de fútbol, un escenario donde las declaraciones políticas han sido poco frecuentes en los últimos años.

Las encuestas de opinión muestran que los comicios presidenciales serán posiblemente una carrera a dos bandas entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores Fernando Haddad.

Bolsonaro, que actualmente está hospitalizado después de ser apuñalado durante un acto de campaña, encabeza las encuestas con alrededor del 28 por ciento, nueve puntos porcentuales por encima de Haddad.

Otros candidatos aparecen más atrás de cara a las elecciones del 7 de octubre, con menores opciones de llegar a un casi seguro balotaje que se realizará tres semanas después.

Bolsonaro ha sumado el apoyo en las últimas semanas de varios futbolistas de élite, entre ellos el controvertido mediocampista del Palmeiras Felipe Melo, quien la semana pasada dedicó un gol por televisión "a nuestro futuro presidente".

Melo, quien es conocido como "el Pitbull" y es famoso por su tempestuoso comportamiento dentro y fuera de la cancha, fue respaldado por el extremo brasileño del Tottenham Hotspur Lucas Moura, así como por algunos jugadores de Corinthians y el Inter de Porto Alegre.

Su apoyo a Bolsonaro, quien ha amenazado con ejecutar a rivales políticos y le dijo a una congresista que es demasiado fea para ser violada, generó algunas muestras de respaldo pero también la condena de muchos, entre ellos de un poderoso grupo organizado de hinchas de uno de los clubes más grandes del país.

Una agrupación que congrega a más de 100.000 hinchas de Corinthians dijo a sus miembros esta semana que votar por Bolsonaro no está en línea con los principios de un club famoso por tener sus raíces en la clase trabajadora.

"Aquellos que apoyan a un tipo que va en contra de nuestros ideales y arroja a la basura la histórica lucha de nuestros derechos (...) por favor reconsideren su camino dentro de nuestra agrupación", escribió su líder Rodrigo González Tapia en una carta abierta publicada esta semana.

Sin embargo, Juca Kfouri, uno de los columnistas deportivos más conocidos de Brasil, recibió con agrado el ingreso en la carrera electoral de jugadores como Melo porque "todo deporte es político", aunque la sorpresa posiblemente esta vez recae en que en un país famoso por sus futbolistas de izquierda, los únicos que ahora adoptan una postura política son de derecha.

"Si en el pasado criticamos a los jugadores por no mirar más allá de sus propios ombligos, no podemos criticarlos ahora por hablar", dijo Kfouri. "Pero lo que estamos escuchando ahora no es esclarecedor, es ignorancia".