13 de septiembre de 2006

Argentina.- El árbitro de la polémica con el Gimnasia de La Plata asegura que temió por su vida

BUENOS AIRES, 13 Sep. (EP/AP) -

El árbitro Daniel Giménez aseguró hoy que podía haber muerto el domingo en el campo, si hubiese seguido el partido que suspendió en el descanso cuando el presidente del Gimnasia de La Plata irrumpió en su vestuario.

"Si el partido seguía y echaba a un jugador de Gimnasia no sé si salía vivo", dijo Giménez, que suspendió el partido que Gimnasia le ganaba 1-0 a Boca Juniors, líder del campeonato Apertura, cuando el presidente del club de La Plata, Juan José Muñoz, entró en el vestuario junto con otras personas y aparentemente lo amenazó.

"Más que un presidente parecía un barrabrava" (hincha violento), dijo Giménez, quien se abstuvo de hacer pública su versión de los hechos hasta que se expida el comité ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), ante el que hizo la denuncia.

La versión de Muñoz --quien ayer pidió su salida del comité que forman los presidentes de los clubes-- es que entró al vestuario de Giménez para pedirle que le diera "una palmadita de afecto" al técnico de Gimnasia Pedro Troglio, a quien había expulsado durante el partido.

Muñoz, quien se mostró luego arrepentido por haber ido al vestuario, destacó que Troglio necesita afecto porque está mal de ánimo debido a que su padre atraviesa por delicados problemas de salud. Como respuesta, dijo haber recibido insultos y amenazas por parte de Darío García, un asistente de Giménez.

"Muñoz miente en todos sus dichos", dijo Giménez. "Y él sabe que miente, por más que haya jurado ante la Biblia y se haya besado el crucifijo que tenía en el pecho".

Giménez, además de expulsar a Troglio por protestar sus fallos, amonestó a seis jugadores de Gimnasia. "Si íbamos a un segundo tiempo, creo que Gimnasia no terminaba con 11 jugadores", destacó Giménez, que además de árbitro es suboficial del ejército.

"Si el presidente de Gimnasia no bajaba al vestuario, el partido no se suspendía. Y si seguía y echaba a un jugador de Gimnasia no sé si salía vivo del estadio", en el que había unas 35.000 personas que no generaron incidentes.

La AFA tiene el tema entre sus manos y la decisión se conocería en unas dos semanas. Se especula que Muñoz recibiría algún castigo, por lo menos por haber invadido el vestuario de un árbitro, algo que está prohibido, y que el partido entre Gimnasia y Boca se completará con los 45 minutos restantes.

Boca, aún con ese choque en suspenso, lidera el campeonato con 15 puntos, dos más que sus escoltas Independiente, River y San Lorenzo y nueve más que Gimnasia, que pena por debajo de la mitad de la tabla.