4 de abril de 2007

Argentina.- Maradona se desespera en el hospital y exige ser dado de alta

BUENOS AIRES, 4 Abr. (EP/AP) -

El ex futbolista argentino Diego Armando Maradona exigió irse de la clínica Güemes de Buenos Aires, en la que se encuentra ingresado desde el pasado miércoles debido a los efectos de una intoxicación alcohólica y los excesos con la comida y el tabaco, informó su médico personal, Alfredo Cahe.

Cahe reveló, además, que ya se ha solicitado la intervención de la justicia y que tiene la autorización de las hermanas ante algún posible intento autodestructivo por parte del astro argentino. "Me pegó tres ó cuatro gritos y me dijo: 'firmás y me sacás de acá"', subrayó Cahe anoche en declaraciones al canal América TV.

El temor de Cahe es que Maradona intente escaparse del hospital, donde fue internado de urgencia y contra su voluntad. El médico del ex jugador admitió que 'El Pelusa' padeció un pico depresivo "más intenso" en los últimos días, aunque sin embargo "nunca" pidió ayuda terapéutica.

Maradona pasa la mayor parte del día sedado porque atraviesa un período de abstinencia alcohólica y, por el momento, se han prohibido las visitas de los familiares, informó el doctor Héctor Pezzella, director de la clínica Güemes. "Las visitas lo ponen muy tenso y nervioso", agregó el galeno.

El diario 'Clarín' publica en su edición de hoy que Maradona pide reiteradamente a sus familiares que lo saquen del centro. "Sacáme de acá", "Llevame a casa" ó "¿Cuándo me voy a ir?", son sus frases más repetidas.

Maradona, según Pezzella, está lúcido por breves períodos de "cinco a 10 minutos en tres ó cuatro oportunidades en el día". En esos momentos, el "Diez" "a veces pide comida, a veces pide bebida y pregunta 'cuándo me voy a ir', pero sin agresividad", aclaró el médico.

Maradona, de 47 años, estuvo al borde de la muerte en 2000 y 2004 cuando estuvo internado por su adicción a la cocaína, un problema que sus médicos dicen que ya ha logrado superar.