15 de julio de 2015

Atletas brasileños provocan controversia por hacer el saludo militar en los PAN

SÃO PAULO, 15 Jul. (Notimérica) -

Los brasileños han subido más de 40 veces al podio para recibir sus medallas en los Juegos Panamericanos 2015 y, en algunas de estas celebraciones, un gesto fue repetido: un saludo, un acto que puede ser visto como un símbolo militar o como un simple gesto de patriotismo, pero que ya está causando polémica en las redes sociales.

Los judokas Mayra Aguiar, Luciano Correa, Felipe Kitadai y la nadadora Gracielle Hermann fueron algunos de los que hicieron el gesto en el podio. Estos cuatro y los 119 atletas restantes están en la delegación brasileña forman parte del Programa de Incorporación de Atletas de Alto Rendimiento. Ellos pasaron por un entrenamiento que dura unas tres semanas y se convirtieron en militares y representantes del Ejercito, de la Marina o de la Fuerza Aérea.

Los atletas que forman parte del programa reciben un salario de hasta 4000 libras (6.250 dólares) y, por tanto, argumentaron que en algunos casos el 'gesto' es una forma de agradecimiento por ese 'patrocinio'.

La gran controversia, sin embargo, es el hecho de que algunos medallistas brasileños dijeron que el ejercito les había pedido que saludaran de esa forma, como fue el caso de Mayra. "De hecho, se nos pidió que lo hiciéramos. Pero es una cosa de cada uno. Tuvimos un mes de iniciación allí, aprendí mucho y y me impregné del espírtu militar" dijo en declaraciones publicadas en la prensa local, y agregó: "Estamos orgullosos de este honor y es algo que nos está ayudando".

Otros atletas dijeron que el gesto fue espontáneo. "Es un orgullo representar a las Fuerzas Armadas", dijo el judoka Luciano Correra.

El administrador del Centro de Alto Rendimiento de la Confederación brasileña de Judo, Ney Wilson, dijo en una conferencia de prensa que el gesto es visto como algo natural. "Los atletas lo hacen de una forma natural, ya que también son militares. Ellos tienen entrenamiento militar y creen que deben saludar como militares. No existe ninguna obligación por nuestra parte o por parte del Ejercito o la Marina".

Debido a la gran adherencia de los atletas al programa, las Fuerzas Armadas no contaban con recursos para mantener el nivel y acabaron formando una alianza con el Ministerio de Deportes, que se encargará de los viajes a las competiciones, mientras que las Fuerzas Armadas son responsables de los salarios.

La interpretación dada al gesto puede traer problemas a los atletas ya que está prohibido por el Comité Olímpico Internacional anunciar o manifestarse políticamente en los Juegos Panamericanos, en especial en las ceremonias de medallas.