26 de enero de 2007

Chile.- El tenista chileno Fernando González rubrica su gran momento con el pase a su primera final en un 'grande'

MELBOURNE (AUSTRALIA), 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tenista chileno Fernando González cumplió con los pronósticos y se clasificó por la vía rápida para la final del Abierto de Australia, primer torneo de 'Grand Slam' de la campaña, al superar en semifinales al alemán Tommy Haas por 6-1, 6-3 y 6-1 en tan sólo una hora y media de juego.

El sudamericano, verdugo de Rafa Nadal en cuartos, volvió a ofrecer un brillante repertorio de golpes que resultaron imposibles de defender para su oponente, quien a pesar de estar en un gran momento de forma no fue rival para González.

El chileno, que posee dos medallas olímpicas (oro en dobles y bronce en individuales), se clasificó por primera vez en su carrera para la final de un 'grande', después de desplegar un juego perfecto con 42 puntos ganadores y tan sólo tres errores no forzados.

González ha ido de menos a más en la presente edición del torneo 'aussie' y ha logrado dejar en el camino a grandes rivales como el local Lleyton Hewitt, el estadounidense James Blake y el español Rafa Nadal, necesitando ante los dos últimos sólo tres mangas para resolver los encuentros.

Ante Haas estuvo brillante desde el inicio. Tras endosarle un contundente 6-1 en la primera manga, la resistencia del germano se vio muy mermada aunque realizó una tímida ofensiva en el segundo set.

Sin embargo, al ceder la segunda manga con relativa facilidad (6-3), las opciones de Haas, que luchaba por la primera final de su carrera en un 'Grand Slam' eran mínimas. Por ello, González volvió a resultar inalcanzable en el set definitivo.

Ahora, el chileno se medirá al suizo Roger Federer, que buscará su décimo 'grande' el próximo domingo sobre la central del Rod Laver Arena. Las estadísticas presentan un abrumador 9-0 a favor del helvético, que doblegó a González en las finales de Madrid y Basilea, en sus dos últimos encuentros.

Tras sus tres finales consecutivas a finales de la pasada temporada, pues además de las perdidas ante Federer también disputó la de Viena y cayó ante Ljubicic, logró hoy el mayor hito de su carrera.

González demostró su buena adaptación a todas las superficies y se convirtió en el cuarto sudamericano que jugará la final en Australia después de que lo lograran su compatriota Marcelo Ríos, quien cayó en 1998; el argentino Guillermo Vilas, quien ganó las finales de 1979 y 1978, y perdió en 1977, y el peruano Alex Olmedo, quien se impuso en 1959.