La CONMEBOL explica las razones para que la final de Copa Libertadores se juegue en el Santiago Bernabéu

La CONMEBOL explica las razones para que la final de Copa Libertadores se juegue en el Santiago Bernabéu
30 de noviembre de 2018 REAL MADRID

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez, confirmó este jueves que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, entre River Plate y Boca Juniors, se jugará en el estadio Santiago Bernabéu el domingo 9 de diciembre.

El máximo organismo rector del fútbol sudamericano puso fin así a días de incertidumbre, respecto a un duelo suspendido la semana pasada por incidentes violentos en Buenos Aires. Esta semana, la propia CONMEBOL había dicho que ese River-Boca se jugaría fuera de Argentina por falta de garantías para la seguridad, pero sin especificar la ciudad.

"La elección de la administración es que este partido se va a disputar con ambas hinchadas en la ciudad de Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu el domingo 9 a las 20:30 (hora local)", dijo el jueves Alejandro Domínguez, en una conferencia de prensa en las afueras de Asunción (Paraguay).

El dirigente recalcó que en su organismo pensaban que "la ciudad de Madrid alberga todas las necesidades", destacando además el gran número de aficionados argentinos que residen en la capital española.

"Madrid no sólo está entre las ciudades más seguras del mundo, sino que el Santiago Bernabéu es un estadio élite que ofrece los más altos estándares de seguridad y comodidad para disputar un encuentro de esta magnitud. Además, el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas cuenta con el mayor número de conexiones a América Latina. Todo esto nos garantiza las condiciones para que la Copa Libertadores se defina en la cancha y la gane el club que meta más goles en la final", advirtió el paraguayo.

En su comunicado, la CONMEBOL, que además sancionó a River Plate con dos partidos a puerta cerrada de sus competiciones en 2019 y con una fuerte multa de 400.000 dólares, indicó que eligió a Madrid como sede por "la excepcionalidad de la situación; las garantías de seguridad que ofrece la ciudad y el Estado español; la neutralidad del campo de juego; la capacidad y calidad de la infraestructura deportiva y la cancha".

Además, el organismo no se olvidó DE que la ciudad cuenta con "amplias facilidades logísticas, de alojamiento y de transporte público; la existencia de una rica tradición futbolística, enmarcada dentro de una cultura de 'fair play' y antecedentes de comportamientos afines a los valores deportivos y a los principios de la no violencia; y la radicación en España de una comunidad argentina de más de 250.000 personas, la más grande en el exterior".

Del mismo modo, la confederación dio las gracias al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, "de autorizar la celebración de la final en el país"; y también a la FIFA por "la aprobación y el apoyo para realizar este encuentro de forma excepcional en otra Confederación", a la UEFA "por su amable colaboración en la organización de este evento CONMEBOL en Europa"; a la RFEF "por su hospitalidad y cordial recibimiento en Madrid"; y al Real Madrid "por abrir las puertas al fútbol sudamericano y poner su mejor empeño a disposición del evento".

"Por último, la CONMEBOL envía un fraterno agradecimiento a cada una de las ciudades que, desde todos los rincones del planeta, expresaron su interés y ofrecieron sus buenos oficios e instalaciones para albergar esta final en un valioso gesto de amistad y solidaridad para con el fútbol sudamericano", sentenció.

En este sentido, el organismo sudamericano recordó que esta decisión "corresponde a la excepcionalidad de la situación" y que a partir de 2019, cuando la Copa Libertadores se celebre en Santiago de Chile, "promoverá la justicia y competitividad deportiva y permitirá instalar mayores estándares de calidad y parámetros uniformes en materia de planificación, organización, logística, experiencia en los estadios, comercialización del evento, orden público y controles de seguridad".

Contador