27 de julio de 2019

Egan Bernal acaricia el primer Tour de Francia en la historia de Colombia

Egan Bernal acaricia el primer Tour de Francia en la historia de Colombia
El ciclista colombiano Egan BernalREUTERS / CHRISTIAN HARTMANN

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

El ciclista colombiano Egan Bernal (Team Ineos) es el ganador virtual del Tour de Francia 2019 tras conservar el maillot amarillo en la penúltima etapa, disputada entre Albertville y Val Thorens sobre 59 kilómetros -por la neutralización debido al mal tiempo- y tiene en su mano poder dar a su país el primer título de la historia en la 'Grande Boucle'.

Bernal, bien escoltado por su equipo, apenas perdió 17 segundos respecto al italiano Vincenzo Nibali (Bahrain Mérida), ganador de la etapa después de aguantar el pulso del pelotón y de resistir a los ataques de sus rivales en la recta final, entre ellos, Alejandro Valverde y Mikel Landa, segundo y tercero en la llegada a Val Thorens.

Nibali se apuntó el triunfo parcial, el sexto en su carrera en el Tour, pero Bernal se quedó con el premio gordo después de que Steven Kruijswijk -su rival directo- no pudiera comprometer el liderato. Su compañero Geraint Thomas, segundo en la general y vigente campeón, arrimó el hombro como si fuese el peor de los gregarios. A sus 22 años, este domingo, se proclamará campeón del Tour de Francia en su llegada a los Campos Elíseos.

El botín estaba en el bolsillo del cafetero desde la jornada del viernes, pero Bernal quiso ser prudente. La neutralización de la 17º etapa dejó en bandeja su liderato en detrimento de Julien Alaphilippe, líder durante 14 días, y se encontró con el primer escalón del podio, un caramelo irrechazable que le convertirá en historia de su país a partir de este domingo.

Bernal será el primer colombiano en alzarse con un Tour, un hito que no consiguieron Santiago Botero -campeón del mundo contrarreloj- y maillot de la montaña en el Tour del año 2000. Tampoco lo logró Rigoberto Urán, subcampeón en 2017, ni Nairo Quintana, la mayor esperanza de Colombia, segundo en dos ocasiones (2013 y 2015) y tercero en 2016. Sin embargo, la gloria recaerá en este joven que ha sorprendido a propios y extraños.

La penúltima jornada, que se vio cortada por las previsiones metereológicas, ofreció un gran espectáculo y siempre estuvo controlada por el Ineos, que no dejó solo un instante al líder inexperto. Hubo ataques, muchos de ellos sin sustancia, aunque uno terminase fructificando. Bernal aguantó en un segundo grupo, consciente de que no había peligro de perder el liderato.

Con una buena cadencia y sin perder los nervios, Bernal aguantó las embestidas y mantuvo la normalidad al igual que el resto de perseguidores. Sólo uno, el francés Alaphilippe, terminó por arrojar la toalla y perder su puesto en el podio. El galo se desinfló a media hora de meta y acabará quinto en su llegada a la capital francesa.

Del resto, con Nibali metido en la pomada, todo podía pasar en los tres kilómetros finales. Lo más extraño fue la falta de piernas en algunos de los 'supuestos' rivales de Bernal. De hecho, fueron los españoles los que animaron el cotarro con varios atarques de Marc Soler y posteriormente de Mikel Landa. El alavés sí dio la sensación de poder agarrar a Nibali a escasos metros de la línea de meta.

LANDA BUSCA UN ÚLTIMO ATAQUE

Landa apretó los dientes pero no pudo quitarle la gloria al dos veces campeón del Giro, campeón del Tour y campeón también de la Vuelta a España. Un ciclista que, a sus 34 años, puede seguir siendo considerado el 'Tiburón de Mesina' por su hambre y su capacidad voraz para continuar ganando. Su triunfo engrandece el ciclismo y a la experiencia.

Nibali se ganó los focos, demostró su casta y Bernal entró con una sonrisa de oreja a oreja. Este domingo levantará sus brazos al viento con el Arco del Triunfo de fondo. Le acompañarán en esa imagen el británico Geraint Thomas, de su propio equipo, y Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma). El mejor español en la general será Landa, sexto a 4:23 del 'amarillo'.

Para leer más