30 de diciembre de 2015

¿Cómo funcionaba la red de corrupción en la Conmebol?

MONTEVIDEO, 30 Dic. (Notimérica) -

Latinoamérica, una de las regiones donde han nacido algunos de los mejores jugadores de fútbol en la historia, es ahora es centro de todas las miradas por el escándalo de corrupción que ha asolado a este deporte.

Altos dirigentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) han formado parte de una oleada de arrestos y numerosas acusaciones en los últimos meses por parte de las autoridades estadounidenses y suizas que investigan la corrupción en la FIFA.

El expresidente de la Conmebol y exvicepresidente uruguayo Eugenio Figueredo, fue procesado el pasado jueves por los delitos de estafa y lavado de activos, ya que recibía 50.000 dólares al mes por "pagos indebidos" procedentes de empresas que comercializaban derechos televisivos.

La jueza a cargo del caso, Adriana de los Santos, indica en un documento publicado en el portal oficial del Poder judicial uruguayo, que "de la prueba reunida de la causa se desprende que (Figueredo) recibió abultadas sumas de dinero indebidas provenientes de empresas dedicadas a la comercialización de derechos de televisación de los diferentes torneos de fútbol".

"Además de recibir 40.000 dólares como presidente de la Conmebol, percibía mensualmente la suma de 50.000 dólares por los pagos indebidos que efectuaban las diferentes empresas", añade la jueza.

El documento oficial menciona a "Torneos y Competencias, T&T, por la organización de los torneos Sub-20, Sub-17, por los contratos de los derechos televisivos", además de a "Full Play Group S.A. (...) por el mantenimiento de esos contratos, mencionando a modo de ejemplo que recibió una suma superior a los 400.000 dólares".

Figueredo recurría a diferentes "estratagemas y engaños, en perjuicio de los clubes uruguayos y los futbolistas profesionales". "Esas estratagemas estaban destinadas a mantener el statu quo, que imperaba en la Confederación (Conmebol) desde hacía años y que se traducían en evitar que se presentaran nuevos oferentes y/o empresas para la comercialización de los derechos de televisación de los diferentes torneos, entre ellos la Copa Libertadores de América, que según el indagado, es el torneo que más ingresos genera", indica la magistrada.

Estas maniobras permitían la obtención de beneficios económicos indebidos, lo que se convertía en cuantiosas ganancias personales. Figueredo señala que durante varias décadas no se registraba en los balances de la Institución, las remuneraciones de los diferentes integrantes del Comité Ejecutivo de la Conmebol, así como de los Presidentes de las diferentes Asociaciones que conforman la Confederación.

"Estas remuneraciones fueron variando con el transcurso del tiempo, la que estaba integrada con sumas de dinero que fueron ascendiendo de los 5.000 dólares más viáticos, 10.000 dólares, 15.000 dólares hasta alcanzar 30.000 dólares", añade el comunicado.

El expresidente de la Confederación invertía el dinero obtenido ilícitamente en el mercado inmobiliario, adquiriendo diversos inmuebles tanto en Montevideo como en el departamento de Maldonado, o "formando parte de emprendimientos principalmente de la Empresa Weiss Sztryk Weiss".

Según el informe, el dinero ingresaba a través de dos vías: mediante giros efectuados por la Empresa Full Play, por el Banco Santander, y que no estaban dirigidos a Figueredo, sino que los destinatarios era la empresa constructora; y la otra vía eran aportes en efectivo que efectuó para la construcción de un Hotel y la compra de un terreno contiguo, "en el cual invirtió aproximadamente la suma de 3 millones de dólares".

Figueredo llegó a Uruguay el jueves tras ser extraditado por Suiza, donde estaba detenido desde mayo. El también ex vicepresidente de la FIFA tenía una causa abierta desde 2013 por una demanda realizada por el sindicato de futbolistas local, que lo acusó de perjuicios económicos.

La FIFA se vio inmersa en el caos después de que Estados Unidos y Suiza hicieran públicas investigaciones sobre corrupción en el máximo organismo del fútbol mundial, que llevaron al arresto de varios dirigentes latinoamericanos.

Estados Unidos también había pedido la extradición de Figueredo, pero Suiza optó por aceptar la petición del país natal del dirigente. La Justicia uruguaya lo envió a prisión por estafa y lavado de dinero.