7 de febrero de 2010

FUTBOL-Altos precios preocupan a organizadores Mundial

Por Barry Moody

LONDRES (Reuters/EP) - El alza en los precios en Sudáfrica está causando gran preocupación entre los organizadores del Mundial de fútbol, que temen que la especulación, sumada a los informes alarmistas sobre violencia, pueda disuadir a los aficionados a asistir al evento.

Funcionarios de Sudáfrica y de la FIFA reaccionaron con molestia por lo que ven como informes emocionales e inexactos, especialmente en Inglaterra y Alemania, sobre los peligros a los que se enfrentan los seguidores del fútbol en una de las zonas más violentas del mundo.

Las autoridades aseguran que un enorme operativo policial mantendrá seguros a los hinchas.

Recientemente, las voces de alarma comenzaron a sonar respecto a los elevados precios, que están afectando por adelantado a las ventas de localidades.

Una de las consecuencias más indeseables es que la primera Copa del Mundo de Africa, el mayor evento deportivo hecho en el continente, es probable que sea visto sólo por unos pocos visitantes de otros países africanos.

"Estoy muy enojado. Me costaría casi tres meses de sueldo seguir a Nigeria sumando hoteles y viajes", dijo Fola Fagbule, quien trabaja en un banco de inversión de Lagos.

"Es realmente ridículo (...) Diles que pueden quedarse con sus entradas, tengo un televisor grande", agregó.

Dirigentes de la FIFA dijeron la semana pasada que dos terceras partes de los tres millones de boletos para el Mundial habían sido vendidos, y que estaban encantados del aumento de la demanda después del sorteo de diciembre.

Sin embargo, los funcionarios sostuvieron que la falta de vuelos, su alto costo y la información negativa sobre la seguridad estaban teniendo un fuerte impacto.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, dijo que los vuelos desde Europa "cuestan una fortuna", en parte porque no hay suficientes viajes por vía aérea.

También hay preocupación porque algunos precios de los pasajes aéreos dentro de Sudáfrica se han triplicado durante el mes que se desarrollará la Copa del Mundo, que comienza el 11 de junio. Además, los precios de alojamiento han aumentado tres, cuatro o hasta 10 veces para algunos lugares de lujo.

El organismo regulador de competencia de Sudáfrica dice que está investigando a seis líneas aéreas locales por presunta fijación de precios durante la Copa del Mundo, el evento deportivo más visto del planeta.

TARIFAS INFLADAS

Los precios están causando ira, aunque en general se reconoce que Sudáfrica nunca iba a atraer la misma fiebre por las entradas que hubo en Alemania 2006.

"¿Por qué el enorme incremento de los precios? Fácil, se resume en una palabra, una palabra que los hoteles, bares y taxis están utilizando cada vez más (...): la codicia", dice un comentario de un un sudafricano publicado en el sitio en internet del Daily Mail de Gran Bretaña.

Peter Stephens, director ejecutivo de la agencia de viajes British DialAFlight, dijo esta semana que no veía raro que muchos hinchas hayan desistido asistir al evento.

"No es de extrañar que muchos hinchas no hayan querido ir a Sudáfrica. Los compañías hoteleras y aéreas locales en las zonas donde se juegan los partidos han disparado sus tarifas entre un 50 y un 100 por ciento", comentó.

"Los hoteleros y operadores de vuelos parecen ignorar el hecho de que todavía estamos en una recesión mundial", agregó.

Sugen Pillay, gerente general de South African Tourism, dijo a Reuters que las autoridades están muy preocupadas por la "ridícula" alza de precios, porque deseaban que la Copa del Mundo sirviera para atraer a turistas en el futuro.

"Nuestra principal preocupación es si la gente va a volver a Sudáfrica (...) pero hay personas que quieren hacer dinero rápido que no lo entienden y, francamente, ni siquiera se preocupan por ello", dijo.

Pillay sostuvo que los aumentos de precios de los hoteles oficiales y los contratados por la FIFA eran razonables, pero el Gobierno no tenía control sobre los demás operadores, que vieron el evento como una oportunidad única para hacer una fortuna.

BOLETOS NO VENDIDOS

La venta de entradas es particularmente baja en Alemania, donde está una de las hinchadas más importantes del mundo, pero donde parece que las historias delictivas y los altos precios tuvieron un gran impacto.

La federación alemana de fútbol dijo que la venta de billetes era similar a la del 2002, cuando el torneo se celebró en otro lugar lejano para los aficionados alemanes, como Corea del Sur y Japón.

La demanda extranjera de entradas ha provenido principalmente de Estados Unidos e Inglaterra, pero aún así miles de asientos para la primera ronda no se han vendido.

Danny Jordaan, jefe del comité organizador del evento de Sudáfrica, ha expresado su preocupación por la apatía, en medio de temores de que sudafricanos negros y pobres, la base de la hinchada de fútbol en este país, no pueda asistir al evento.

Las entradas estarán disponibles en las ventanillas a partir de abril, después de que los organizadores tardíamente reconocieran que internet o los puntos de venta bancarios no eran apropiadas para este grupo.

Sin embargo, esto no va a traer a los aficionados de otros países africanos.

"Ir a Sudáfrica para ver el Mundial es para los ricos", dijo el comerciante marfileño Georges Akpa, cuyo país será uno de los seis representantes africanos en el evento deportivo.

"Ni siquiera sueño ir a Sudáfrica. Voy a ver los partidos por televisión", dijo en su taller de Abiyán.