29 de mayo de 2010

FUTBOL-Brasil volverá cruzarse con Portugal,como en 1966

Por Eduardo Simoes

SAO PAULO (Reuters/EP) - Las selecciones de Brasil y Portugal se enfrentarán por primera vez en 44 años en la última jornada de la primera de grupos del Mundial de fútbol de Sudáfrica el 25 de junio.

Si todo se da como pretende el técnico Dunga y su escuadra, las semejanzas no pasarán más allá y Brasil llegará al enfrentamiento con su paso a octavos de final ya garantizado.

El deseo de no depender de un resultado contra los portugueses se explica por el hecho de que el equipo lusitano es, en teoría, el mayor obstáculo que enfrentará Brasil en la primera fase. Y no es la primera vez.

El 19 de julio de 1966, una selección brasileña formada por astros consagrados como Pelé y jugadores que brillaron cuatro años más tarde, como Jairzinho, entró a la cancha del estadio Goodison Park, en Liverpool, con la misión de derrotar a la mejor selección portuguesa de la historia, liderada por Eusebio, y pasar de la primera fase del Mundial.

Pero Brasil, que en la época ya era un peso pesado en el fútbol tras coronarse campeón en los Mundiales de 1958 y 1962, cayó ante Eusebio y no pudo contar con la ayuda de Pelé, superado por la marca portuguesa. Como resultado, Brasil perdió 3-1 ante Portugal.

"Brasil realmente no jugó muy bien en aquel partido", recuerda el periodista brasileño Orlando Duarte, que cubrió el Mundial de 1966 en Inglaterra y autor de varios libros sobre la historia de las Copas del Mundo.

"Y Portugal también tenía un buen equipo", añadió.

En aquellos años el fútbol portugués se destacaba en el escenario europeo y mundial. El Benfica, el equipo con mayor cantidad de hinchas en el país, se coronó campeón en 1961 y 1962 de la entonces Copa de Clubes Campeones de Europa, equivalente a la actual Liga de Campeones, poniendo fin a la hegemonía europea del Real Madrid.

TOQUE BRASILEÑO

Así como en el Mundial de Sudáfrica, en que Portugal contará con jugadores brasileños nacionalizados como Deco y Liédson, la selección lusitana de 1966 también tenía un toque brasileño.

"Otto Glória (entrenador de Portugal, de origen brasileño, en el Mundial de 1966) era un buen técnico y sabía cómo marcar a Brasil", sostuvo el periodista.

"Brasil no tenía oportunidad en aquella Copa", agregó.

Aún así, la selección sudamericana podría haber ido más allá y evitado la humillación de caer en primera fase.

La campaña brasileña en el Mundial de 1966 fue marcada por un exceso de sustituciones en el equipo, problemas de organización y en la preparación física.

"El desorden (que existió en 1966) ahora no existe", aseguró Duarte, que señala a Brasil como favorito contra los portugueses en Sudáfrica.

"Portugal evolucionó mucho con Felipao (y) evolucionó aún más con los jugadores brasileños que tienen doble nacionalidad", reconoce el periodista al mencionar el exitoso período del técnico Luiz Felipe Scolari, campeón del mundo con Brasil en el 2002, frente a la selección portuguesa.

"Pero (Portugal) no tiene jugadores extraordinarios, con la excepción de Cristiano Ronaldo", evaluó.

Para llegar a la última ronda de la primera fase sin correr riesgos de revivir la pesadilla de 1966, Brasil necesitará de buenos resultados ante Corea del Norte y Costa de Marfil, que son los otros dos países que integran el Grupo G del Mundial que se jugará en Sudáfrica del 11 de junio al 11 de julio.