21 de noviembre de 2009

FUTBOL-El inusual matrimonio que trajo exito a Chile

Por Brian Homewood

ZILINA, Eslovaquia (Reuters/EP) - No parecía ser un matrimonio perfecto cuando el entrenador argentino Marcelo Bielsa llegó hace dos años a la selección de fútbol de Chile.

La "Roja" iba a la deriva, con un equipo caracterizado por su indisciplina, mientras Bielsa estaba encerrado en su granja con su vasta colección de libros de fútbol y videos luego de renunciar a su cargo como entrenador de la selección de su natal Argentina.

Pero tras dos años, Chile está entre los 32 países que juegan la Copa del Mundo de Sudáfrica y ha escalado 40 posiciones en el ranking de la FIFA -donde se ubica 17- después de haber completado una impresionante campaña de clasificación de la mano del técnico rosarino.

En 2007, el panorama era muy distinto. Chile, que había regresado sólo una vez a un Mundial desde 1982, había tocado fondo tras la derrota 6-1 ante Brasil en la Copa América.

Además, seis jugadores del plantel fueron sancionados en aquella ocasión por la asociación local (ANFP) tras un incidente en el salón del hotel donde se encontraba el equipo mientras desayunaban, cuando los medios de comunicación chilenos dijeron que comenzaron a lanzarse la comida.

Bielsa había desaparecido de la vista pública desde que se retiró como entrenador de la "Albiceleste" en el 2004.

A pesar de que había llevado al equipo sub-23 a ganar los Juegos Olímpicos de Atenas, el técnico había estado viviendo bajo la sombra del fracaso tras la temprana eliminación de Argentina en el Mundial de 2002.

El nombre de Bielsa surgía inevitablemente en diversos lugares, pero nadie lograba convencerlo para que dejara su solitaria existencia y Chile, con sus escasos resultados, problemas disciplinarios y la falta de grandes nombres de jugadores, parecía tener poco que ofrecer.

Sin embargo, Bielsa aceptó la propuesta chilena y el más improbable de los matrimonios se formó. Exitos posteriores han incluido una victoria 1-0 sobre Argentina, la primera en un partido oficial, dos goleadas ante Colombia en la últimas eliminatorias (4-0 y 4-2) y un triunfo ante Paraguay como visitante.

Y el martes, Chile mostró su potencial en un escenario europeo, al derrotar como visitante 2-1 a Eslovaquia, selección a la que podría enfrentar en Sudáfrica 2010, ganándose las alabanzas del técnico rival, Vladimir Weiss.

COMPARACION CON BARCELONA

"Espero que no nos enfrentemos a ellos en la Copa del Mundo, porque son un excelente equipo", dijo Weiss, quien comparó el juego de Chile con el del campeón de Europa Barcelona y describió a la selección como "un magnífico equipo con un técnico magnífico".

Tal vez el aspecto más impresionante del nivel que ha mostrado Chile es que lo ha alcanzado sin los grandes nombres que tenía en el pasado.

Una mirada a la escuadra chilena que viajó a Europa esta semana daría probablemente poco miedo a sus potenciales adversarios en Mundial.

El arquero y capitán Claudio Bravo juega en la segunda división española, el defensa Gonzalo Jara, en el segunda categoría del fútbol inglés, y el mediocampista Jorge Valdivia, en los Emiratos Arabes Unidos.

La mayoría de los otros jugadores están repartidos en Chile, México, Brasil, Grecia y Turquía.

Tal vez el único chileno que juega regularmente por un club europeo de alto nivel es David Pizarro, de la Roma, pero el mediocampista se ha negado a jugar por la selección de su país desde hace varios años.

Sin embargo, Bielsa vio el potencial talento natural de los jugadores chilenos y quedó impresionado por las condiciones laborales ofrecidas por la ANFP.

Además, pensaba que los jugadores podrían encajar en su sistema y entender sus conceptos tácticos.

EXCENTRICO

Bielsa tiene a menudo el aire de un intelectual torturado y habla como un académico más que como un entrenador de fútbol.

Sin inmutarse por los elogios del entrenador de Eslovaquia, Bielsa dijo el martes sobre el rendimiento de su equipo: "Me pareció que fue una actuación satisfactoria y los jugadores llegaron a la norma aprobada durante la mayoría del juego".

Bielsa, además, se mostró conforme con el desempeño mostrado en este partido por jugadores que no siempre son considerados como titulares.

"Me pareció que la estructura no se vio alterada. Los jugadores que tienen menos minutos en el equipo hicieron un aporte en lo colectivo para mantener la armonía", sostuvo el técnico en rueda de prensa ante la clara desesperación del traductor oficial.

Bielsa es un excéntrico en el mundo del fútbol. Se niega a dar entrevistas exclusivas y la única vez que opinó sobre el desempeño de un árbitro fue para decir que el juez había tenido razón en expulsarlo.

En lo netamente técnico también. En el empate sin goles frente a Uruguay en Santiago hizo ingresar como reemplazante en el minuto 38 al mediocampista Manuel Iturra, al que reemplazó en el entretiempo. El argentino admitió posteriomente en la conferencia de prensa que se había equivocado.

Pero a veces sus decisiones polémicas han dado sus frutos. En el duelo de octubre ante Colombia, reemplazó a Matías Fernández después de sólo media hora en el campo y cuando su equipo perdía 1-0.

A los cinco minutos, Chile había tomado una ventaja 2-1 antes de lograr el triunfo 4-2, que le garantizó a Chile un lugar en Sudáfrica.