9 de junio de 2006

Fútbol/Mundial.- Alemania inicia 'su' mundial con una sonrisa al ganar 4-2 a Costa Rica

MUNICH (ALEMANIA), 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alemania se apuntó el primer triunfo de 'su' Mundial ante Costa Rica (4-2), no sin cuota de sufrimiento por el acierto del ex malaguista Wanchope, autor de dos goles, pero con más solvencia de la que sugiere el marcador en un encuentro vibrante y pleno de acierto en la definición.

El partido inaugural, sobre el que reside el encanto de la ilusión contenida en los últimos cuatro años, presentó por primera vez al anfitrión en vez de al campeón y Alemania sufrió en los minutos finales para cerrar un triunfo que había trabajado desde el principio y con una presión asfixiante.

Alemania, que acudía a la cita con demasiada presión por su irregular campaña de acercamiento al Mundial y la lesión de su emblema, Michael Ballack, obligó de inicio a Costa Rica con una presión a toda cancha. Los germanos no enamoran por su juego, pero aprietan hasta ahogar, y lo han hecho siempre y además el aliento de su público les obligó aún más.

Además, el Mundial rodó cuesta abajo para los anfitriones desde el minuto seis cuando el lateral zurdo Lahm aprovechó una indefinición de la zaga 'tica' para encarar el balón y la portería y soltar un disparo seco que se trasladó directamente a la escuadra defendida por Porras.

Alemania, no obstante, mostró una defensa frágil, demasiada delicada para su tradición y para rivales de mayor talla que el conjunto centroamericano. Los de Guimaraes apenas ofrecieron argumentos ofensivos, pero sí aprovecharon la defensa adelentada de los locales para que Wanchope pusiera en peligro a Alemania y le advirtiera de sus lagunas defensivas.

KLOSE FESTEJA SU ANIVERSARIO

Wanchope apretó el marcador a los doce minutos, pero el cuadro de Klismann quería disfrutar de su estreno y se adelantó de nuevo en el marcador con el primero de los dos tantos de Klose, un delantero con olfato y que remachó a la red un gran centro de Schweinsteiger.

El delantero del Werder Bremen no pudo celebrar de mejor manera su cumpleaños (28 años). Nacido en la localidad polaca de Opale, Klose, autor de 25 goles en 26 partidos, demostró su capacidad goleadora, como ya hiciera hace cuatro años marcando tres goles en el primer partido de los alemanes ante Arabia Saudí.

Alemania sacudió el partido definitivamente al cuarto de hora de la segunda mitad con un nuevo remate de Klose, tras un centro de Lahm, el más activo de los locales. Klose remató de cabeza y Porras desvió, pero el delantero germano apuró la jugada y anotó el tercero.

El conjunto dirigido por Klismann demostraba así en el marcador su superioridad en el juego ante una débil Costa Rica, incapaz de acercarse con peligro a la meta defendida por Lehmann. Sólo un nuevo acierto puntual de Wanchope impidió que Alemania disfrutase de los minutos finales.

De cerrar el partido se encargó Frings con un potente disparo desde cuarenta metros. Un 'modus operandi' cercano a la tradición germana, con un equipo muy sólido en el centro del campo, con gran efectividad en la zona de definición y el único 'pero' de cierta sensiblería en la zaga, que no impidió que Alemania estrenara su competición con una amplia sonrisa.