11 de agosto de 2011

FUTBOL-Paraguayo Cabañas vuelve a canchas tras ataque en México

MEXICO DF (Reuters/EP) - El ex futbolista paraguayo Salvador Cabañas, quien en enero del 2010 vio interrumpida su carrera por un balazo en la cabeza, regresó el miércoles a las canchas durante un partido en su honor entre la selección de su país y su último club, el América de México.

El llamado "Mariscal" jugó ocho minutos para el América en el primer tiempo, y diez minutos para su selección en el complemento de un encuentro, celebrado en el estadio Azteca, que terminó sin goles.

"Para nosotros lo más importante es que se sintiera feliz y cómodo. El es un muchacho muy querido, es un bendecido por todo lo que vivió, Si volverá o no al ámbito profesional ya pasa a una segunda situación", dijo el flamante director técnico de Paraguay, Francisco "Chiqui" Arce.

"Chava se lo merece, valió la pena por él y por esa afición americanista que lo adora", dijo por su parte el estratega del club mexicano, el chileno Carlos Reinoso.

Cabañas, considerado uno de los máximos ídolos del América en los últimos años, fue agredido por José Jorge Balderas, el "JJ", la madrugada del 25 de enero del 2010 tras una discusión sobre fútbol en el baño de un bar de la Ciudad de México.

El último partido de Cabañas en el Azteca fue el 17 de enero de 2010, cuando marcó un doblete en el triunfo del América sobre San Luis por 5-1, en encuentro correspondiente al torneo Bicentenario 2010 del fútbol mexicano.

Pero el último encuentro que disputó con el cuadro "azul-crema" fue el 23 de enero cuando cayeron de visita ante Monarcas Morelia por 2-0 en la segunda jornada de aquel torneo.

En ese partido, Cabañas fue golpeado con un hielo que fue arrojado desde las tribunas.

Autoridades mexicanas detuvieron en enero pasado al "JJ", hombre cercano al capo de la droga Edgar "La Barbie" Valdez, quien tras ser capturado en agosto del 2010 reconoció haber ayudado a Balderas a desaparecer tras el ataque a Cabañas.

Pese a que la bala continúa en la cabeza de Cabañas, el médico que lo operó en México afirmó que el proyectil no representa algún peligro para el paraguayo.

Después de estar hospitalizado más de un mes en la capital mexicana, fue trasladado a Argentina para un tratamiento de rehabilitación y actualmente se encuentra en su país donde entrena con el club Libertad.