12 de julio de 2012

FUTBOL-Problema de FIFA es cultural: Transparencia Internacional

Por Brian Homewood

ZURICH (Reuters) - La FIFA necesita cambiar su cultura interna y no solo introducir nuevos comités si quiere tener éxito en su batalla contra la corrupción en sus filas, dijo el jueves Transparencia Internacional.

El organismo anticorrupción destacó que las prácticas de trabajo de la FIFA, al menos hasta el año pasado, quedaron expuestas el miércoles en la publicación de documentos legales por parte de la fiscalía del cantón de Zug, en Suiza.

Los datos mostraron que el ex presidente de la FIFA Joao Havelange y el ex miembro del comité ejecutivo Ricardo Teixeira aceptaron sobornos multimillonarios por acuerdos sobre Mundiales y que autoridades de la entidad no hicieron nada a pesar de saberlo.

"Esto demuestra una vez más que no se trata de trabajar en la estructura y tener mejores reglas, se trata de la cultura y el espíritu, y la FIFA aún no ha empezado a trabajar en eso", declaró a Reuters la asesora en deporte de Transparencia Internacional Sylvia Schenk.

"Mostró que esa cultura y ese espíritu prevalecían hasta apenas el año pasado, cuando hubo un pequeño cambio. Se aceptó que directivos obtuvieran dinero de una manera que era contradictoria con sus propias obligaciones para con la FIFA", agregó.

El brasileño Havelange, presidente de la entidad que gobierna el fútbol entre 1974 y 1998, recibió un pago de 1,5 millones de francos suizos (1,53 millones de dólares) en marzo de 1997 de parte de la ya quebrada empresa de mercadeo deportivo ISL.

Teixeira, quien presidió la Confederación Brasileña de Fútbol desde 1989 hasta su renuncia en el corriente año, aceptó 12,7 millones de francos suizos entre 1992 y 1997, dijeron fiscales.

ISL vendía los derechos comerciales de transmisión de los Mundiales en nombre de la FIFA. La empresa quebró con deudas de unos 300 millones de dólares en el 2001.

La FIFA ha respondido a una serie de recientes escándalos de corrupción con la introducción de un comité de auditoría y responsabilidad y la reforma de su comité de ética, al que dividió en dos cámaras: una dedicada a la investigación de casos y otra encargada de juzgar y emitir sanciones.

Los máximos responsables de ambas cámaras serán anunciados por la entidad el martes, cuando el presidente Joseph Blatter tiene programado un encuentro con medios por primera vez desde la publicación de los documentos.

Blatter, de 76 años, trabaja en la FIFA desde 1975. El suizo fue secretario general de la organización antes de suceder a Havelange en la presidencia en 1998.

Schenk dijo que una ilustración de la cultura prevaleciente en la FIFA fue la declaración de su representante legal durante el caso, acerca de que "en Sudamérica y Africa (...) los sobornos son parte del salario habitual de la mayoría de la población".

"Ellos (la FIFA) realmente no entendieron el mensaje", remarcó Schenk. "Si no se trabaja duro en la cultura, el programa de responsabilidad es más bien un espectáculo", añadió.