19 de noviembre de 2009

FUTBOL-Sufriendo, Uruguay clasifica a Mundial

MONTEVIDEO (Reuters/EP) - Uruguay obtuvo el miércoles el último cupo al Mundial de fútbol de Sudáfrica al empatar en un sufrido partido 1-1 con Costa Rica, en el encuentro de vuelta por el repechaje.

En el primer partido, Uruguay había ganado por 1-0.

A los 70 minutos, Sebastián Abreu abrió el marcador para los uruguayos, pero cuatro minutos después Walter Centeno empató el encuentro y hundió a los locales en la desesperación.

"Esto que me dio Dios hoy no tiene precio", dijo Abreu después del partido.

Mientras los futbolistas festejaban en el campo y saludaban a las miles de personas que llenaron el Estadio Centenario, cientos de uruguayos se volcaban a las calles a festejar el regreso de la "celeste" a un Mundial.

En las dos últimas décadas, Uruguay participó de sólo dos Mundiales.

En el primer tiempo, Uruguay mostró una ofensiva casi constante arrinconando a Costa Rica en su arco desde el comienzo, pero falló en la definición de las jugadas finales.

Los delanteros Luis Suárez y Diego Forlán llegaron en varias ocasiones al arco, asistidos por el mediocampista Nicolás Lodeiro, de 20 años y convocado recientemente a la selección.

En la segunda mitad, Costa Rica ingresó con una defensa más marcada, además de cometer incontables faltas, mientras Uruguay intentó mantener el control del encuentro.

"Es increíble que haya que sufrir tanto para ir a un Mundial pero se ve que estamos destinados a eso", dijo el capitán Diego Lugano a periodistas en la cancha del Centenario.

Además de Uruguay, también clasificaron el miércoles Francia, Portugal, Grecia, Eslovenia y Argelia, completando a los 32 países que participarán en la ronda final de la Copa del Mundo que se disputará en Sudáfrica.

Sudáfrica tendrá el honor de contar con los siete países que alguna vez han ganado la Copa del Mundo. Brasil, con cinco coronas, Italia y Alemania, ambas con tres, Argentina y Uruguay con dos, Inglaterra y Francia con una.

(Por Patricia Avila; reporte adicional de Luis Ampuero; Editado por Ricardo Figueroa)