28 de octubre de 2019

Guardiola: "El Barça y yo no acabamos a hostias"

Guardiola: "El Barça y yo no acabamos a hostias"
Fútbol.- Guardiola: "El Bara y yo no acabamos a hostias" - MARTIN RICKETT/PA WIRE/DPA

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, ha asegurado que su etapa en el FC Barcelona no acabó mal, sino "de manera natural", y ha explicado que la relación "de cariño" que le une con todos los futbolistas de esa época es "insuperable" y que "no hay Champions ni Mundial" que lo pueda igualar.

"Hay un momento, por un proceso natural del tiempo, en que las cosas se acaban. Y ves que tú ya no serás el mismo, que deberás excusarte, que ellos quizás tampoco... Y se acaba. Pero se terminó de manera natural, no acabamos a hostias", señaló en una entrevista al programa 'LaTdT' de Catalunya Radio, que se emitirá íntegra este martes antes del FC Barcelona-Real Valladolid (21.15 horas).

Sin embargo, el preparador catalán explicó que todos los que formaron aquel equipo tienen una relación especial. "La relación de cariño que tenemos los que formábamos parte de aquel grupo es insuperable. No hay Champions ni Mundial que lo pueda compensar. Nos dio mucho a unos y a otros", indicó.

Además, Guardiola recordó los buenos momentos vividos durante su etapa como entrenador azulgrana. "Entre partido y partido no hay mucho tiempo para disfrutarlo, pero sí en el proceso de construcción del equipo; ver que los cambios que hacíamos funcionaban y que todo iba fluyendo, cómo se llevaban entre ellos, la química, el respeto a los estatus, cómo sabían quién era el mejor, cómo se aceptaba la distribución de los salarios... Todo se fue situando", apuntó.

"Eran un grupo de amigos, salían a cenar a menudo, un grupo que sabía salir adelante en los momentos de dificultad. Todo esto estuvo muy bien, pero el peso de la responsabilidad de conducir un transatlántico como el Bara hace que no tengas mucho tiempo para disfrutarlo", prosiguió.

Por último, confesó cómo fueron sus primeros días con Leo Messi. "Ya me había dicho alguien de la cantera que había uno muy bueno. Me dijeron que era muy pequeño, pero que daba muchos goles y driblaba muy bien. Yo no le conocía y un día le vi con su padre en una tienda de Nike en el Prat. Le vi pequeño y tímido y pensé: "¿este es aquel tan bueno que dicen?" Pero empezamos una temporada en Escocia, ganábamos 1-6, 0-5... Y él te hacía tres goles. Pensé que con él lo ganaríamos todo", concluyó.