6 de agosto de 2014

Justicia brasileña libera a sospechoso de venta ilegal de entradas del Mundial

RÍO DE JANEIRO, 6 ago, 6 Ago. (Reuters/EP) -

- Ray Whelan, presidente ejecutivo de la compañía suiza de hotelería implicada en una supuesta operación de reventa ilegal de entradas del Mundial, fue liberado de la cárcel el miércoles por orden de la Suprema Corte de Brasil, dijeron autoridades penitenciarias.

Whelan, un ciudadano británico, se entregó el 14 de julio tras pasar casi cuatro días prófugo, dijo la policía.

Fiscales acusaron a 12 personas de llevar adelante una organización criminal, soborno, lavado de dinero y evasión fiscal en relación con una red de "reventa" de entradas del reciente Mundial de Brasil.

La reventa es ilegal en el país sudamericano.

La Suprema Corte ordenó la liberación de Whelan por un recurso de hábeas corpus el martes, con la condición de que permanezca en Brasil mientras se completa la investigación y es pasada a juez.

El magistrado entonces decidirá si acepta o rechaza las acusaciones contra el ejecutivo británico y las demás personas.

Whelan es presidente ejecutivo de MATCH Services, que ganó los derechos exclusivos para vender entradas VIP del torneo que se disputó entre el 12 de junio y el 13 de julio.

MATCH pagó a la FIFA, la entidad que regula el fútbol mundial, 240 millones de dólares por los derechos. La compañía, que está basada en Zúrich, era el principal proveedor de paquetes de alojamiento para la Copa.

La firma dijo en julio que todas las ventas cumplían con las reglas de la FIFA. Negó que Whelan participara en un plan ilegal para revender las entradas y dijo que cooperaría con la policía brasileña.

Whelan, de 64 años, fue originalmente arrestado el 7 de julio y liberado al día siguiente bajo fianza. Pero los fiscales presionaron por su detención temiendo que abandonara el país, y un juez de Río emitió una orden de arresto.

Imágenes de vigilancia muestran a Whelan dejando el lujoso hotel Copacabana Palace por una puerta trasera usada por empleados poco antes de que llegara la policía. Poco después, fue declarado como fugitivo y su nombre fue colocado en una lista de Interpol.