17 de enero de 2019

Muguruza se va a dormir con una gran victoria

Muguruza se va a dormir con una gran victoria
LUKAS COCH/AAP/DPA

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza logró un brillante y nocturno pase a la tercera ronda del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, después de ganar este jueves a la británica Johanna Konta en tres sets por 6-4, 6-7(3), 7-5, para quedarse como única representante de la 'Armada' en el cuadro femenino tras el adiós de Carla Suárez, mientras que Pablo Carreño también siguió adelante.

La de Caracas sacó adelante un duro encuentro con una rival que también intenta volver por sus fueros y que entró de lleno en la madrugada australiana del viernes debido primero a la duración Zverev-Chardy y después por la 'batalla' que ambas plantearon, repleta de calidad.

Y si en 2015, estas dos tenistas estuvieron casi tres horas y media en pista en su duelo en el US Open, en esta ocasión 'sólo' rozaron las tres horas, un tiempo en el que Muguruza estuvo a un buen nivel, tanto tenístico como mental, para aguantar la resistencia de una Konta que nunca se vino abajo y que rivalizó en grandes golpes con la exnúmero uno el mundo.

La de Caracas firmó 41 'winners', nueve de ellos con su saque, inalcanzable para la natural de Sidney que no pudo romperlo en ningún momento y que sólo tuvo dos opciones. Además, sólo cometió 19 errores no forzados, casi todos con su 'drive' que no acompañó a un revés a dos manos que brilló en los momentos decisivos.

Pero lo mejor seguramente fue ver a una Muguruza que aguantó muy bien la dureza de un partido, cuya primera manga vio el único 'break' que se registró. Fue además en el primer juego y le permitió finalmente a la doble campeona de 'Grand Slam' ponerse por delante.

A partir de ahí ninguna dio más su brazo a torcer, aunque la hispano-venezolana gozó de una buena oportunidad con 4-4 en el segundo set cuando tuvo 15-40. Konta lo levantó con calidad y la manga se fue un 'tie-break' donde la británica no bajó el nivel (7/3).

En la tercera y definitiva, los saques se impusieron hasta que Muguruza, firme y sin precipitarse en sus golpes, se puso 6-5. A la presión del saque para su rival, la de Caracas añadió un resto afilado que le permitió romper y poder irse a dormir con una sonrisa. La suiza Timea Bacsinszky será su oponente por estar en octavos.