8 de junio de 2006

Mundial.- Brasil se entrena sin Ronaldo, pero animado por miles de seguidores

OFFENBACH (ALEMANIA), 8 Jun. (EP/AP) -

La selección de Brasil se entrenó esta tarde con la baja de Ronaldo, a quien los médicos dieron descanso, debido a un proceso febril, pero con el apoyo de miles de seguidores en las gradas.

La pentacampeona del mundo recibió el calor de los alemanes y el aliento de muchos brasileños, al realizar al compás de samba un entrenamiento en un estadio en Offenbach, ciudad cercana a Francfort.

La idea del entrenamiento fuera de la concentración tuvo como objetivo que el público pudiera disfrutar de la magia de los brasileños, aunque a Mario Zagallo no le agradó la iniciativa porque consideró que el terreno del estadio Bieberer Berg no estaba en buenas condiciones.

Pero la selección se entrenó de todas maneras y con muchas ganas, mientras era acompañada por la samba que sonaba en las tribunas. El público, vestido con los colores de Brasil, estalló en alegría cuando llegó el autobús y después aplaudió cada movimiento y cada jugada de los pentacampeones del mundo.

Tras el calentamiento, Brasil jugó un partidillo entre titulares y suplentes, en el que Robinho ocupó el puesto de Ronaldo. El encuentro de unos 45 minutos terminó 2-2, con goles de Robinho y Adriano por los titulares, y de Mineiro y Luisao por parte de los reservas.

Poco después del encuentro, un niño con la '10' de Ronaldinho burló la seguridad y entró al terreno para tocar al astro del Barcelona, quien le autografió la camiseta.

"Estoy muy contento. Es quizás la única oportunidad que tengo de ver de cerca a los mejores jugadores del mundo", comentó el alemán Dieter Pietuch, quien vestía la camiseta verdeamarela con el '6' de Roberto Carlos.

Aseguró que ya había visto jugar a los zagueros Lucio y Juan, quienes militan en el Bayern Munich y Bayer Leverkusen de la Bundesliga, respectivamente.

Brasil, que debuta en el Mundial el 13 de junio contra Croacia en el Grupo F, que completan Australia y Japón, no jugarán ninguno de sus tres partidos de la primera fase en Francfort, pero escogieron como su lugar de concentración a Koenigstein, un pueblo rodeado de bosques en las afueras de la capital financiera de Alemania.