14 de junio de 2006

Mundial.- España supera el trance de su mal debut en la Copa del Mundo con un contundente 4-0 ante Ucrania

LEIPZIG, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Con el triunfo hoy ante Ucrania, por 4-0, en el primer encuentro del grupo H del Mundial de fútbol de Alemania, disputado en el Zentralstadion de Leizpig, España sumó su cuarto triunfo en su debut en la Copa del Mundo, donde tradicionalmente había acumulado más fracasos que éxitos.

La estadística era clara en los partidos inaugurales, una de las 'barreras' junto con la ronda de los cuartos de final, ya que la selección española sólo había sido capaz de ganar, hasta hoy, en tres de sus primeros encuentros en las citas mundialitas, y había encajado cinco derrotas y tres empates.

Lo positivo de los triunfos anteriores es que permitieron a los españoles realizar un buen torneo, lo mismo que los empates, mientras que cuando se había perdido, sólo en una ocasión se enderezó el rumbo, en México'86.

El maleficio del estreno lo arrastraba España desde tiempos inmemoriales, y daba igual la envergadura del rival que hubiera enfrente, porque el rendimiento de los españoles mejora con el paso de la competición, aunque muchas veces, un mal comienzo significaba un peor final.

Y eso que las dos primeras participaciones mundialistas del combinado nacional se saldaron del mejor modo posible. En Italia'34, se logró una gran victoria por 3-1 ante Brasil con dos goles de Lángara y uno de Iragorri y luego, un polémico desempate con Italia, anfitriona y gobernada por Mussolini, eliminó a la selección.

El siguiente debú se produjo en Brasil'50. España remontó el tanto del estadounidense Souza, pero, en una gran segunda parte, Igoa, Basora y Zarra, dieron el triunfo a los de Guillermo Eizaguirre. Era el principio del mejor Mundial español, con tres victorias en la primera fase y el famoso tanto de Zarra a Inglaterra para acabar cuarta tras perder ante Brasil y Suecia y empatar ante Uruguay.

Después de estos dos buenos debuts, hubo que esperar 52 años para ver una victoria de la selección española en un encuentro inaugural de un Mundial. Fue en Japón y Corea del Sur 2002 y los hombres dirigidos por entonces por José Antonio Camacho se impusieron por 3-1 a Eslovenia con tantos de Raúl, Valerón y Fernando Hierro.

Esta victoria dio alas a los españoles que firmaron un inicio similar al de Brasil en 1950 sumando los tres puntos ante Paraguay y Sudáfrica. Sin embargo, tras superar en los penaltis a Eire en los octavos, se cayó también en los penaltis ante Corea del Sur en los cuartos de final en una de las mejores ocasiones para alcanzar las semifinales.

MAL COMIENZO EN MEXICO Y CLASIFICACION.

Aquí se acababa el bagaje de victorias de España en el primer encuentro de un Mundial. El resto eran empates o derrotas, siendo las primeras las más beneficiosas de cara a una posterior clasificación para la siguiente.

El primer empate en el debú rompió una racha de tres derrotas consecutivas, pero se produjo en el Mundial de España de 1982 y ante un modesto rival como Honduras, que se adelantó con un tanto de Zelaya que igualó López Ufarte. Posteriormente, se pasó a la segunda ronda, aún sin cruces directos, donde no se pudo con Alemania e Inglaterra.

Las siguientes tablas fueron en Italia 1990 y ante Uruguay, que perdonó la vida a los de Luis Suárez al fallar Rubén Sosa un penalti que rompía el 0-0. Las victorias a Corea y Bélgica dieron un paso a los octavos donde Yugoslavia y Stojkovic apearon a la selección en la prórroga.

Estados Unidos tampoco trajo un buen inicio. España se enfrentaba a la modesta Corea del Sur y pronto las cosas se pusieron cuesta arriba con la expulsión de Zubizarreta. Con diez, los de Javier Clemente desplegaron un mejor juego en la segunda mitad y se pusieron 2-0 con tantos de Caminero y Goicoetxea, pero al final, los surcoreanos lograron un sorprendente empate. Otro empate con Alemania y una victoria ante Bolivia dieron la clasificación y la aventura acabó finalmente en los cuartos ante Italia.

Sin embargo, las derrotas son las que más predominan en la historia del primer encuentro. Tras las victorias de Italia'34 y Brasil'50, la selección encauzó cuatro Mundiales con derrota.

Así, tras fallar en Suiza'54 y Suecia'58, llegó con un gran equipo a Chile (Gento, Puskas, Del Sol, Luis Suárez, Carmelo o Peiró), a pesar de la ausencia por lesión de Di Stéfano, pero en el primer partido, un gol de Stribanyi a diez minutos del final, dio la victoria a Checoslovaquia. El combinado nacional no levantó cabeza y no pasó la primera fase finalizando duodécimo.

En Inglaterra'66, el verdugo fue la potente Argentina, que, con dos goles de Artime, hizo inútil el de Pirri. Tampoco se pasó la primera fase acabando en otro pobre décimo lugar, y doce años después, en el país albiceleste, Austria y Krankl se cruzaron en el camino español (2-1) y tampoco se pasó de ronda.

Lo que sucedió en México'86 fue probablemente más producto de la mala suerte y, sobre todo, de un tremendo fallo arbitral. Brasil, como hacía 52 años, era el rival, y España jugó un gran partido e incluso se habría adelantado en el marcador si no hubiese sido porque un colegiado australiano Bambridge no vio como el disparo de Míchel traspasaba la línea de gol tras dar en el larguero.

Al final, Sócrates dio los puntos a la 'canarinha', aunque los hombres de Miguel Muñoz cuajaron un gran Mundial. Ganaron a Irlanda del Norte y Argelia, dejaron fuera de los octavos de final a Dinamarca (5-1) y sólo la lotería de los penaltis en cuartos de final ante Bélgica, les privó de igualar al menos lo logrado en Brasil'50.

La última derrota en un debú llegó en Francia'98, una cita que se saldó con uno de los peores resultados de la selección, sobre todo porque acudió con vitola de favorita y no pasó ni siquiera de la primera ronda.

Nigeria fue el primer rival y aunque se fue ganando 1-0 y 2-1, un error de Zubizarreta y un impresionante gol de Okocha le dieron la victoria a las 'Aguilas Verdes'. Se chocó con Paraguay (0-0), y la goleada a Bulgaria (6-1) no sirvió de nada porque los sudamericanos cumplieron y pasaron como segundos.