14 de junio de 2006

Mundial.- Los trabajadores ecuatorianos protestan por tener jornada laboral durante el Ecuador-Polonia

QUITO, 14 Jun. (EP/AP) -

Los trabajadores de Ecuador mostraron hoy su rechazo a la medida estatal que dicta que la jornada laboral continúe como cualquier día cuando la 'Tricolor' se enfrente mañana a Costa Rica en el Mundial de Alemania y con la histórica clasificación para octavos de final como objetivo.

Esta medida se contrapone con la tomada para el primer partido de Ecuador, en el que venció a Polonia 2-0 y en el que el gobierno decretó libreo la tarde del viernes, lo que desencadenó festejos populares.

El ministro interino de Trabajo, José Serrano, se mantiene firme en su decisión de hacer cumplir a los empleados estatales el horario normal de actividades, pese a que entre las 08:00 y 10:00 (15:00 y 17:.00 hora española) la selección ecuatoriana disputará su segundo partido mundialista.

"Tenemos que ser respetuosos con la propia ciudadanía. Ahora tenemos la posibilidad de solidarizarnos con la selección y al igual que ellos, hacer nuestro trabajo", señaló Serrano al canal 8.

Pero la disposición causó la inmediata reacción del presidente de la Federación de Servidores Públicos, Miguel García, quien dijo que "queremos vivir de las apariencias diciendo que todo es normal cuando la fuerza de las circunstancias dicen todo lo contrario".

"En este partido que es de mayor trascendencia para la clasificación aparenta no dar permiso engañando a la población, dice que va a haber atención normal y eso no es cierto. Que no nos convierta en cómplices de ese engaño, que diga la verdad de lo que va a pasar: nadie va a trabajar en esas dos horas, que no le perjudique al estado y nos descuente esas dos horas", añadió.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, José Apolo, comentó en el canal 2 que no habría "ningún retraso del horario de entrada a las oficinas". "Confiamos en que los ecuatorianos respaldemos espiritualmente a la selección que va a ganar a Costa Rica 1-0", afirmó.

Finalmente, el que no se perderá el partido será el canciller Francisco Carrión. "Voy a ver el partido. Si me invitan a otro lado voy a verme obligado a excusarme", aseguró.