9 de febrero de 2012

Policía pone fin a protesta en ciudad de Brasil

Por Sergio Queiroz

SALVADOR, Brasil (Reuters) - Más de 200 policías que estaban atrincherados desde hacía 10 días en un edificio estatal en la ciudad brasileña de Salvador acordaron abandonar el lugar, aliviando las tensiones en una huelga que desató una ola de crímenes sangrientos y generó dudas sobre seguridad en la mayor economía de América Latina.

Sin embargo, no había indicios claros de si la decisión adoptada el jueves por 245 policías y miembros de sus familias de abandonar la protesta era una señal de que la huelga estaba llegando a su fin.

Alrededor del 20 por ciento de los 31.000 agentes de la policía estatal dejaron sus puestos de trabajo el 31 de enero para reclamar un aumento salarial, desatando una ola de crímenes que dejó al menos 143 asesinatos, el doble de la tasa normal. Hubo además ataques desenfrenados y saqueos generalizados.

El fin de la ocupación proporciona algo de alivio a una ciudad golpeada por el miedo, en momentos en que Salvador, en el noreste de Brasil, normalmente se prepara para celebrar el carnaval.

También socava el impulso de una protesta que las autoridades temen pueda extenderse a Río de Janeiro y otros estados del país donde los agentes de policía, al igual que en el estado de Bahía, están exigiendo un aumento salarial.

Aunque muchos brasileños entienden la difícil situación de los policías en huelga, cuyos salarios son bajos en comparación con muchos trabajadores del sector privado, el caos causado por el paro ha provocado la condena de ciudadanos y gobernantes por igual.

"No es posible que aquellos que reciben dinero y armas para la protección del pueblo usen esas armas contra ellos", dijo el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo.

El Gobierno de Brasil, que ya ha enviado más de 3.000 soldados federales a Bahía para ayudar a restablecer el orden, podría tomar medidas similares en otros estados, añadió el funcionario, para garantizar que el caos no se extienda y que "el carnaval se celebre con absoluta tranquilidad".

Los líderes de la seguridad estatal de Río de Janeiro han dicho que pueden garantizar una protección adecuada en la ciudad, incluso si la policía decide comenzar una huelga. Las fiestas de Carnaval se desarrollan del 17 al 22 de febrero.

Dos presuntos líderes de la huelga de Bahía fueron detenidos el jueves cuando abandonaron el edificio de la Asamblea, incluyendo a un oficial que aparecía en una grabación telefónica filtrada en la que incitaba a la policía fuera de Salvador a bloquear el tráfico en una carretera federal.